La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) amparó a 31 exempleados del Organismo de Inteligencia del Estado y a una mujer -cuyo esposo fallecido trabajó en dicha entidad dirigida por el presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén- y ordenó pagarles los salarios pendientes, asimismo, documentar las actuaciones de los empleados cumpliendo con los requisitos de contratación.

Nacionales

Sala ampara exempleados del OIE y ordena a presidente Sánchez Cerén pagarles salarios

Iliana Cornejo

martes 6, marzo 2018 • 12:06 pm

Compartir

La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) amparó a 31 exempleados del Organismo de Inteligencia del Estado y a una mujer -cuyo esposo fallecido trabajó en dicha entidad dirigida por el presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén- y ordenó pagarles los salarios pendientes, asimismo, documentar las actuaciones de los empleados cumpliendo con los requisitos de contratación.

Los magistrados de la Sala ordenaron a la presidencia de la república, incluir una partida en el presupuesto general de la nación para "transparentar los recursos económicos destinados a los gastos de operación del OIE", dice el comunicado difundido esta mañana por la Corte.

Lea también: OIE habría pagado oficina de reuniones durante la tregua

"Asimismo, se determinó que las funciones que realizan los trabajadores del OIE en el marco de los servicios de inteligencia del Estado, conllevan elementos técnicos –de conocimiento, organización, actividad y conducción– y por ello requiere de un personal altamente profesionalizado, capacitado y sometido a un permanente perfeccionamiento, lo cual solo es posible si se garantiza a los servidores públicos que laboran en el OIE la estabilidad en el desempeño de sus cargos", añade el comunicado.

Los 31 demandantes señalan que laboraban para el OIE y fueron despedidos a mediados del 2014, sin un documento que respaldara el despido, porque  fue verbal, dijeron que  sus contrataciones nunca fueron escritas y que sus salarios siempre fueron pagados en efectivo y no tenían descuentos de ley.

Otra demandante alega que su esposo fallecido laboró para el OIE y no se le hacían los descuentos de ley; le pagaban un seguro médico que fue cancelado cuando murió y ella quedó desprotegida y no tiene beneficios de seguridad social.