La denuncia provocó la destitución del sacerdote. / DEM

Nacionales

Sacerdote seguirá separado de iglesia pese a absolución Una supuesta víctima se retractó de haber sido abusado sexualmente por el padre.

Roxana Lemus

lunes 14, octubre 2019 • 12:02 am

Compartir

Luego de que Isaí Mendoza se retractara de acusar al sacerdote José Antonio Molina de abuso sexual, el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, afirmó este domingo que la sentencia emitida por la Santa Sede de la iglesia católica es inapelable.

“La legislación de la iglesia es una y la legislación civil es otra; entonces, en la legislación canónica, el proceso concluyó, el proceso concluyó y se dimitió al padre”, reafirmó ayer el prelado católico.

El arzobispo aseguró que la sentencia emitida por el Tribunal de la Santa Sede es de carácter inapelable y que no depende de la iglesia católica que el sacerdote sea restituido a su estado clerical.

La semana anterior, el joven Isaí Mendoza afirmó que nunca fue abusado sexualmente por Molina como lo declaró ante el arzobispo de San Salvador. La acusación generó la destitución del párroco dentro de la iglesia.

Según Escobar Alas, el Arzobispado de San Salvador está a la espera de la información que enviará el tribunal a cargo del caso.

“La van a mandar a la Nunciatura y a nosotros se informó. Y, bueno, tenemos que estudiar el caso; a la vez no hemos sido todavía oficialmente informados”, indicó. Sin embargo, reiteró que “la sentencia que se dio es inapelable” pero agregó que de igual modo informarán al Vaticano sobre lo ocurrido y señaló que “serán ellos los que tomen la decisión”.


En 2016, dos gemelas también acusaron al párroco de abuso sexual (cuando eran menores de edad) y también se retractaron posteriormente.