El Salvador sigue firme como la economía con más riesgo en Centroamérica, según el Indicador de Bonos Emergentes (EMBI, por sus siglas en inglés)

Economía

Riesgo país de El Salvador se duplicó desde diciembre de 2019 Está al alza desde el 1 de mayo por una mezcla de decisiones políticas y económicas. Se aleja más del promedio de la región.

José A. Barrera

viernes 23, julio 2021 • 5:30 am

Compartir

El Salvador sigue firme como la economía con más riesgo en Centroamérica, según el Indicador de Bonos Emergentes (EMBI, por sus siglas en inglés)

Aunque esta tendencia se aceleró desde mayo -por el entorno político-, se mantiene en niveles similares a los de Ecuador, nación suramericana que el año pasado se vio obligada a renegociar su deuda y cumplir con un riguroso acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La semana pasada, el EMBI de El Salvador pasó de los 800 puntos, una marca que -antes de la pandemia-  solo había sido superada por breves tramos.

Este miércoles 21 de julio, el riesgo país cerró en 783, dos puntos más que la calificación de Ecuador (781), atizado por las turbulencias que generó la rápida aprobación de Ley Bitcoin en junio.

El riesgo país mide las probabilidades de que una nación incumpla con sus obligaciones crediticias.   Mientras más alto es el EMBI, más riesgos ofrece una economía y los mercados cobran un mayor interés cuando facilitan el financiamiento por riesgo de impago.

En diciembre de 2019, dos meses antes del estallido de la pandemia, El Salvador tenía un EMBI que osciló (ese mes) entre los 452 y los 394 puntos, es decir, mantenía una tendencia a la baja.


“El riesgo país se ha duplicado con respecto a lo que se tenía en diciembre de 2019”, recalcó ayer Claudio de Rosa, investigador del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Francisco Gavidia (UFG).

Ya vemos una situación donde el pago de intereses (por deuda) es muy superior al presupuesto que se destina a la educación”. Claudio de Rosa, Investigador de la UFG

El economista insistió en que esta condición sería un problema en caso de que el país necesite salir al mercado a colocar una nueva emisión de bonos, la que pagaría no menos de un 9 %.

Sin embargo, el incremento no obedece solo a factores económicos, sino también políticos entre los que destacan la destitución de los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia y del fiscal general, además de una rápida aprobación de la Ley Bitcoin, la cual entrará en vigor el 7 de septiembre y de la que no se conoce su reglamento.

“Uno lo ve del lado de la tasa de interés más alta, pero significa que El Salvador debe destinar más recursos para pagar los intereses y ya vemos una situación donde el pago de intereses es muy superior al presupuesto que se destina  a  educación”, valoró De Rosa.

Ley Bitcoin.

Con la escalada del EMBI, el valor de las emisiones de bonos vigentes también se deterioran. El bono con vencimiento en 2035 pasó de $105 en abril a cerca de $88 en la jornada de ayer y reporta una caída de cerca del 19 %.

De Rosa consideró que de momento es prematuro saber cuáles serán los efectos de la Ley Bitcoin en la economía, pero reconoció que la falta de acceso al debate a las normativas que regularán la ley y de la promoción de la plataforma es nula.

 

El dato

Al miércoles, El Salvador tiene el tercer riesgo país más alto de Latinoamérica, solo después de Venezuela (2,700) y Argentina (1,590). El más bajo es el de Uruguay (140).

 

¿Cómo avanza la economía según el análisis de la Universidad Francisco Gavidia?

 

  1. Crecimiento

La robustez de las remesas y el flujo de exportaciones a Estados Unidos hacen viable que el PIB crezca hasta un 6 % en 2021.

 

  1. Inflación

Pese a un mejor ritmo, la economía resiste un aumento de precios de materias primas. La inflación ya alcanza el 3 %.

 

  1. Salario mínimo

En agosto habrá aumento del 20 % al salario mínimo del sector formal. Este beneficiará de forma directa a  474,00 personas.

 

  1. Pobreza

La pandemia habría empujado el porcentaje de población en pobreza de 32.2 % en 2020 a 33.3% en 2021, hasta los 2.28 millones.