Si El Salvador tiene mayor riesgo país tendrá más dificultades para acceder al mercado a encontrar financia-miento para la pandemia, de lograrlo, sería dinero más caro. / DEM

Economía

Riesgo país de El Salvador incrementa pero se reduce para resto de Centroamérica A diferencia de El Salvador, el riesgo soberano en Centroamérica se ha reducido en la última semana debido al proceso de reapertura de la economía.

Uveli Alemán

jueves 21, mayo 2020 • 12:01 am

Compartir

El riesgo país de El Salvador continúa creciendo y solo durante la última semana incrementó 11.46 % debido a los enfrentamientos políticos entre el Ejecutivo con la Asamblea Legislativa y el sector privado.

El Indicador de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI) para El Salvador se colocó al 19 de mayo en 10.29 %, esto equivale a un incremento de 1.18 puntos frente al 9.11 % reportado el 11 de mayo, el día que se anunció la renuncia de los representantes del sector privado y académico del comité fiscalizador de los $2,000 millones.

La renuncia de los delegados generó controversia entre el sector privado y el Gobierno. El 12 de mayo, Nayib Bukele anunció que desconocía a Javier Simán como presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP). Ese día, el EMBI para la economía salvadoreña se colocó a 9.20 %.

Para el 13 de marzo, el EMBI ya apuntaba a un crecimiento y llegó a 9.59 %, en el día 14 se colocó en 10.01 % y para el 15 llegó a 10.09 %. No obstante, durante el fin de semana se da un nuevo enfrentamiento entre el Ejecutivo y la Asamblea Legislativa luego que el Gobierno decreta 30 días más de emergencia sin tomar en cuenta a los diputados.

El EMBI para el lunes 18 de mayo ya estaba en 10.22 % y al 19, último dato disponible, se colocaba a 10.29 %.

¿Por qué es importante el EMBI? Este indicador es elaborado por la financiera estadounidense J.P. Morgan y calcula el diferencial, también llamado “spread”, entre el rendimiento de un bono emitido por un gobierno, banco o empresa domiciliada en un país emergente -como El Salvador-, y el que paga el bono estadounidense, considerado “libre de riesgo”.


Para un país que quiera salir al mercado a buscar financiamiento, debe ofrecer un rendimiento superior al EMBI más la tasa del bono del tesoro estadounidense para lograr atraer inversionistas. De esa forma, si el Gobierno quiere emitir deuda la tasa de interés podría superar el 10 %.

C.A. reduce su riesgo

Con el brote del nuevo coronavirus, el riesgo hacia los mercados emergentes aumentó por la alta incertidumbre si podrían ser capaces de mantener sus compromisos de deuda. A inicios de abril pasado, el EMBI promedio para América Latina se colocaba por arriba del 6 % y 7 %; pero, a partir de mayo, comenzó a reducirse y hasta el 19 de este mes quedó en 5.93 %.

Las economías de Centroamérica también han reducido el riesgo en la última semana. Costa Rica, con problemas fiscales similares a El Salvador, tenía un EMBI de 8.33 % el 11 de mayo y al 18 de este mes llegó a 8.21 %. Honduras pasó de un 5.81 % a un 5.06 % y Panamá mostró una transición del 2.61 % a 2.53 %, todos en el mismo período.

Guatemala mostró un incremento del 3.79 % a un 3.81 % entre el 11 y 19 de mayo. Aún así se mantiene en niveles mínimos frente a la economía salvadoreña. “Nos indica que el mercado está percibiendo de que El Salvador está en una fase diferente que el resto de países”, indicó el economista Luis Membreño.

Ese deterioro en el perfil, continuó explicando, responde al conflicto interno que “complica bastante el manejo de la crisis” así como tampoco existe un acuerdo sobre cómo abrir la economía. Tanto Panamá, Costa Rica y Honduras tiene un plan para reactivar la actividad económica, Guatemala retrocedió tras un incremento de casos y Nicaragua se mantiene en incertidumbre.

Hasta ahora, el Gobierno ha manifestado que la reapertura de la economía salvadoreña podría comenzar el 6 de junio pero no existe un plan definido de gradualidad. “A eso hay que sumarle el tema de la incertidumbre. Desde la certeza jurídica, hasta la falta de saber con claridad cuáles son las siguientes etapas”, indicó Ricardo Castaneda, economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).