La detención temprana y el tratamiento adecuado evita la amputación del pie diabético.