Según el Índice de Confianza Empresarial que elabora la Fundación Salvadoreña de Apoyo Integral (Fusai), la micro y pequeña empresa (mype) tiene sus mejores expectativas sobre la etapa de recuperación de la economía desde el inicio de la pandemia, pero se muestra cada vez más cauta sobre el futuro.

Economía

Remesas impulsan la recuperación de las micro y pequeñas empresas La llegada de dinero del exterior es un soporte para las empresas a un año del impacto de la pandemia del covid-19.

José A. Barrera

jueves 13, mayo 2021 • 5:45 am

Compartir

Según el Índice de Confianza Empresarial que elabora la Fundación Salvadoreña de Apoyo Integral (Fusai), la micro y pequeña empresa (mype) tiene sus mejores expectativas sobre la etapa de recuperación de la economía desde el inicio de la pandemia, pero se muestra cada vez más cauta sobre el futuro.

Al cierre del primer trimestre de 2021, el indicador se mantiene 40 % arriba de los datos de junio de 2020 y, aunque sigue mostrando una tendencia a la recuperación,  su velocidad desacelera y se acerca a una meseta.

Francisco Góchez, investigador a cargo del estudio de Fusai, destacó que el índice logra su mejor desempeño desde que se comenzó a medir en el segundo trimestre de 2020, pero advirtió una pérdida de ritmo luego de dos trimestres de aceleración.

En junio del año pasado, el índice estaba en un escenario “pesimista” y se fijó en -38.4, mientras que al cierre del 2020 llegó a 22.9 puntos en “optimismo moderado” y para el primer trimestre  de 2021 se fija en 26.5, 3.6 puntos más que en el ciclo previo.

“Las remesas siguen teniendo un impacto sobre el nicho. Vemos que una cantidad importante de su demanda proviene de receptores de las remesas familiares”. Dimas Quintanilla, presidente de Apoyo Integral

Efecto remesas.

Dimas Quintanilla, presidente de la junta directiva de la Sociedad de Ahorro y Crédito Apoyo Integral, dijo que las remesas tienen un impacto en la mejora de la confianza del sector, ya que este flujo sigue figurando como motor de la economía.


“Hemos estado hablando con algunos clientes y vemos que cantidad importante de la demanda proviene de receptores de remesas”, explicó.

Entre enero y marzo de 2021, El Salvador recibió $1,705.1 millones en los envíos familiares, es decir, $398 millones más que en el mismo período de 2020.

Quintanilla añadió que parte de este flujo se origina por las políticas de estímulo que impulsa la administración Biden, que también beneficia a la diáspora salvadoreña.

“Llevamos más de 20 años caminando hacia una crecientre informalización de la economía (...) hay que incrementar la inversión en capital humano”. William Pleites, economista

El estudio de Fusai muestra mejoras en los sub índices de ventas, inversión y empleo, pero reporta una tendencia a la baja en precios, esto provocado por un incremento en el valor de algunos de los productos fabricados en el extranjero y de la escasez de otros, así como de un costo mayor de los fletes marítimos.

El economista Luis Membreño explicó que estos, además de otros factores de cáracter doméstico, pueden incidir en un menor ritmo a futuro. Sin embargo, reconoció que se espera que en abril los datos de desempeño de la economía estén en línea con los mostrados en marzo.

“En el comercio internacional vemos algo positivo, hay un crecimiento fuerte en las exportaciones y en las importaciones, además de las remesas”, dijo.

 

Panorama.

El economista William Pleites valoró que, si bien la recuperación está en marcha, es momento para activar cambios en la estructura de la economía. Señaló que el país lleva casi dos décadas avanzando hacia la informalización de la economía, la que puede dejar al país al margen del proceso de reactivación económica después de la pandemia.

Membreño agregó que el país no solo enfrenta riesgos estructurales, sino cambios políticos acelerados que pueden provocar más trabas hacia el futuro. Destacó que si bien una mayoría legislativa puede ayudar a impulsar reformas estructurales, también puede incurrir en errores que a la larga pueden provocar daños a la actividad económica y social.

 

Desafíos para los negocios

El Salvador experimentó en 2020 una fuerte caída por la pandemia del covid-19, pero las remesas han logrado consolidarse como un salvavidas para la economía y empujan una recuperación más rápida.

 

  1. Financiamiento

Pese a la implementación de programas de apoyo, las mypes siguen reportando a las dificultades financieras como su principal problema.

 

  1. Demanda

Tras dos trimestres de contracción de la demanda, el estudio de Fusai refleja una mejora del 45 % al 32 % en el flujo de la demanda de la mype.

 

  1. Crimen

Al inicio del estudio la delincuiencia tenía una incidencia de apenas el 3 %, ahora, es un problema para el 15 % de los encuestados y se mantiene en alza.

 

  1. Cambios

Pese a la mejora en el clima de negocios, el estudio identifica que un 7 % de las empresas tuvo que cambiar de actividad para poder continuar.