El Mundo

Regimen de Ortega impide entrada de sacerdote católico salvadoreño

Redacción DEM

jueves 4, febrero 2021 • 1:56 pm

Compartir

El régimen de Daniel Ortega impidió la entrada del sacerdote católico salvadoreño Santos Fabián Mejía Sagastume, párroco de la Iglesia San Francisco de Asís de la ciudad nicaragüense de Juigalpa, cuando intentaba regresar a ese país, revelaron hoy medios de ese país.

Según el medio Trinchera de la Noticia, tiene muchos años de laborar en parroquias nicaragüenses. A lo largo de esos años ha tenido residencia de parte de las autoridades migratorias pero el pasado domingo 31 de enero le negaron el ingreso a Nicaragua, argumentándole que “no era apto para entrar” a Nicaragua. En ese acto le notificaron la suspensión de la residencia y la prohibición de ingresar.

Mejía Sagastume, junto a otros religiosos en Juigalpa salieron a la calle durante las protestas del año 2018 para pedir a la policía que no disparara contra los manifestantes que protestaban contra el régimen de Daniel Ortega. La Policía hizo caso omiso de la petición y continuó disparando contra los manifestantes que sufrieron bajas mortales y heridos.

La dictadura de Ortega asesinó a más de 300 personas durante las protestas opositoras de 2018 y obligó al exilio a docenas de miles de sus ciudadanos, incluyendo al obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez.

Los medios de comunicación nicaragüense han denunciado en las últimas semanas que el régimen de Ortega ha estado hostigando a ciudadanos extranjeros con residencia y advirtiéndoles que pueden ser expulsados por sus opiniones en redes sociales. También ha amenazado con expulsión a sacerdotes, religiosos y monjas católicas extranjeras.


En los años 80, el gobierno que presidía Daniel Ortega expulsó a decenas de religiosos, incluyendo a nicaragüenses, acusándolos de apoyar a los críticos del régimen sandinista.

La Iglesia Católica nicaragüense ha mantenido una crítica permanente sobre el régimen de Ortega por sus violaciones de Derechos Humanos. Varios templos nicaragüenses -incluyendo la Catedral de Managua- han sido profanados por simpatizantes del régimen, varios sacerdotes también han sido agredidos físicamente.