Decenas de personas fueron arrestadas en las históricas movilizaciones del 11 de julio en distintas ciudades de Cuba. AFP/Archivo DEM

El Mundo

Régimen cubano acusa a opositores de buscar con marcha "la anhelada intervención" "El derecho a la manifestación no puede utilizarse para subvertir el sistema político", alega el Ministerio de Exteriores cubano. Organizadores de la movilización mantienen convocatoria para el 15 de noviembre.

Europa Press

miércoles 13, octubre 2021 • 6:25 pm

Compartir

El régimen de Cuba ha justificado su veto a una manifestación opositora el 15 de noviembre argumentando que es una "provocación" y que hay detrás intereses tanto internos como externos --de Estados Unidos-- para provocar algún tipo de incidente que justifique "la anhelada intervención militar".

"Basta de mentiras y manipulaciones groseras de los hechos", ha proclamado el Ministerio de Exteriores cubano, unas horas después de que la plataforma Archipiélago, promotora de la concentración, anunciase que mantiene su convocatoria a pesar de no contar con el beneplácito de las autoridades de la isla.

La protesta inicialmente estaba fechada para el 20 de noviembre, pero los organizadores decidieron adelantarla cinco días en previsión de unas maniobras militares que, en palabras del Gobierno, se hacen "constantemente", en un intento por desmarcar ambos acontecimientos y ante los temores de una oposición que siente que sus derechos están cercenados.

Para el régimen, quienes buscaron "el fracaso del socialismo" con las protestas del 11 de julio "andan frustrados y apurados en sus planes", por lo que buscan "acciones desestabilizadoras" y "provocar el incidente que desemboque en el estallido social que propicie la anhelada intervención militar". "Nadie va a ser aplastado por tanques en las calles como han difundido los voceros de la próxima provocación", ha subrayado.

En este sentido, Exteriores ha apuntado que este "golpe suave" carece de base social en Cuba y responde a intereses "debidamente instruidos, financiados y apoyados desde el exterior", en particular desde Estados Unidos. "Bajo la falsa bandera del pacifismo, buscan provocar nuevos disturbios, generar caos e inducir la desestabilización del país", ha afirmado el departamento que encabeza Bruno Rodríguez.

Centenares de cubanos marcharon por toda la isla el pasado 11 de julio en contra de la dictadura cubana. AFP/Archivo


Así, La Habana considera que la marcha, "supuestamente pacífica", es una "provocación articulada", e incluso ha ironizado con el hecho de que fuese convocada inicialmente el día del cumpleaños del presidente de Estados Unidos, Joe Biden. "¿Querían celebrarle el cumpleaños al presidente Biden con un ataque a la Revolución que tanto ha molestado a las administraciones imperiales desde hace 62 años? Se quedaron con las ganas", ha sentenciado.

El Ministerio de Exteriores de Cuba ha asegurado que los promotores de la marcha vetada tienen vínculos manifiestos con Estados Unidos y que la Administración Biden se ha implicado "directamente" en la "promoción" de futuras movilizaciones.