Editorial

jueves 9, noviembre 2017 • 12:00 am

Refinanciar o renegociar la deuda

Compartir

La situación fiscal de El Salvador es como el de una familia salvadoreña  que vive al límite económico, el salario apenas le alcanza para sus necesidades básicas y a veces ni siquiera eso, las tarjetas de crédito topadas, la casa hipotecada, pagando las cuotas del carro y sufriendo los últimos días del mes para que llegue el próximo salario. El problema es que la mayoría de cuotas que tiene que pagar están por vencerse y a menos que consiga un extrafinanciamiento para “consolidar deudas”, su situación se va a complicar.

De ahí que el Gobierno ha propuesto un acuerdo fiscal a ARENA para reestructurar más de $2,500 millones en deuda pública adquirida con bonos. Se lo propone a ARENA porque necesita sus votos para poder aprobar más deuda. El Gobierno necesita refinanciar los bonos que vencen entre 2019 y 2024 y que no tiene dinero a la vista para pagar.

El próximo inquilino de la Casa Presidencial deberá pagar, entre 2019 y 2024, $1,720 millones en Eurobonos que se emitieron entre 2002 y 2009.  A ese monto se suma el vencimiento de $800 millones en 2025, Eurobonos que se colocaron en 2012. De manera que la necesidad de una renegociación o refinanciamiento o como diría una persona en crisis, un “extrafinanciamiento”, es una de las prioridades para que el Estado salvadoreño no se declare en impago. Ojalá se logre un acuerdo fiscal sensato y responsable.