Raúl Castro empezó a despedirse de la presidencia de Cuba, que deja en un mes, y su sucesor tendrá la tarea de aplicar reformas económicas dentro de la revolución socialista y enfrentar los reforzados embates del gobierno de Donald Trump.

El Mundo

Raúl Castro inicia su despedida de la era castrista

AFP

martes 13, marzo 2018 • 12:00 am

Compartir

Raúl Castro empezó a despedirse de la presidencia de Cuba, que deja en un mes, y su sucesor tendrá la tarea de aplicar reformas económicas dentro de la revolución socialista y enfrentar los reforzados embates del gobierno de Donald Trump.

Los cubanos fueron a las urnas el domingo para ratificar a su nueva Asamblea Nacional, desde donde saldrá en abril el futuro presidente de la isla, quien por primera vez desde 1976 no llevará el apellido Castro ni será militar.

“Hemos recorrido un largo camino, largo, largo. Y difícil. Pero lo hemos recorrido honrosamente, conjuntamente con todo nuestro pueblo, para que nuestros niños, los de ahora y los del futuro, sean felices”, dijo Castro tras votar en la ciudad de Santiago de Cuba.

En la despedida de casi seis décadas desde el triunfo de la Revolución en 1959, el general saludó a ciudadanos, visitó una compañía de teatro infantil y una panadería. Todo ello en la localidad de “II Frente Oriental Frank País”, nombre que llevó la tropa revolucionaria que comandó.

El líder de la Revolución, Fidel Castro, gobernó como presidente desde 1976 hasta 2008 y falleció en 2016. Luego asumió su hermano Raúl, hoy de 86 años. Las apuestas apuntan a que lo reemplazará el actual vicepresidente primero, Miguel Díaz-Canel.

 


Los desafíos del sucesor

La sucesión marcará el inicio del relevo generacional en Cuba, que no se desliga del “castrismo”. Según la Constitución, el Partido Comunista de Cuba (PCC) -del cual Raúl continuará como primer secretario hasta 2021- es la “fuerza dirigente superior de la sociedad”.

Díaz-Canel viene de la cantera del PCC pero no forma parte de los líderes históricos. “El nuevo gobierno comenzará con menos capital político inicial, debido a un menor reconocimiento popular y falta de legitimidad histórica”, opinó el profesor de la Universidad Javeriana de Colombia, Pavel Vidal.