Norman Quijano, presidente de la Asamblea Legislativa, en el día del soldado. Foto: Gabriela Joachin.

Política

Quijano denuncia hay plazas fantasmas en la Asamblea Legislativa Asegura que la jefa de recursos humanos se lo confirmó. Señala contratación de unas 20 personas “en los últimos tres días” de la gestión de Guillermo Gallegos.

Redacción Política con reportes de Gabriela Joachin

viernes 4, mayo 2018 • 11:39 am

Compartir

El presidente de la Asamblea Legislativa, Norman Quijano, reveló esta mañana la existencia de plazas fantasmas en el órgano legislativo, algo que asegura se lo confirmó la jefa de la Unidad de Recursos Humanos de la institución.

Consultado sobre la existencia de plazas fantasmas en el primer órgano del Estado, luego d ella conmemoración del Día del Soldado, Quijano respondió: “Lo único que le puedo decir es que existen y me lo han informado la jefe de recursos humanos, he platicado casi hora y media ayer con ella”.

Detalló que solo en los últimos tres días, la Asamblea contrató 19 o 20 personas con salarios entre $800 y $1,000 mensuales, posiblemente “con efecto retroactivo”, algo que quiere confirmar luego de ver el informe de Recursos Humanos.

>> VEA UN HISTÓRICO >> En 16 años, la Asamblea ha cuadruplicado el gasto en plazas

Quijano recibirá esta tarde un informe detallado de varios elementos solicitados y la Unidad de Recursos Humanos está comprometida a entregarlo.

El funcionario no detalló si la encargada de la unidad ha reportado el hecho a la Corte de Cuentas de la República o a alguna autoridad que indague estas irregularidades.


>> REACCIÓN >> Así respondió Gallegos a Quijano sobre plazas fantasmas

“Que hay cientos de plazas fantasmas, las hay, pero hay que tener la voluntad política de todos los actores en esto para despojarse de esas cosas que para mí no son privilegios, para mí son abusos, que hay que corregir, hay que corregir”, insistió.

El presidente legislativo aseguró que discutirá estos temas dentro de la fracción de ARENA y pidió voluntad política para acabar con lo que llamó “abusos” y “groserías”.