Doña Carmen Esperanza, una de las pupuseras que impulsa cada año la mega pupusa de Olocuilta, recibe la certificación de protección de propiedad intelectual para “Pupusa de Arroz de Olocuilta”. Cortesía Minec

Economía

Pupusas de Olocuilta obtienen protección de propiedad intelectual El Minec informó este lunes que las pupusas de arroz de Olocuilta recibieron la primera indicación geográfica de El Salvador.

Maryelos Cea

lunes 19, marzo 2018 • 5:28 pm

Compartir

Las pupusas de arroz preparadas en Olocuilta, La Paz, recibieron este lunes el certificado de registro que las protege con una indicación geográfica, denominada “Pupusa de Arroz de Olocuilta”.

En un comunicado difundido esta tarde, el Ministerio de Economía (Minec) informó de la entrega del certificado, que constituye además la primera indicación geográfica que se registra en El Salvador. La solicitud para obtener esta protección se entregó en septiembre del año pasado, cuando también se pidió una denominación de origen para el jocote barón rojo producido en San Lorenzo, Ahuachapán.

TAMBIÉN LEE: Pupusas de Olocuilta y jocotes de San Lorenzo tendrán propiedad intelectual

Las indicaciones geográficas, así como las denominaciones de origen, son categorías de protección de propiedad intelectual, explicó la cartera de Estado en un comunicado. La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) las define como “aquellos signos utilizados para productos que tienen un origen geográfico concreto y cuyas cualidades, reputación y características se deben esencialmente a su lugar de origen”.

De esta manera, las pupusas de Olocuilta recibieron de parte del Centro Nacional de Registros (CNR) una protección como la que posee, por ejemplo, el Roquefort, el queso azul que se elabora al suroeste de Francia, en las inmediaciones del municipio Roquefort-sur-Soulzon. También los relojes suizos – el famoso “Swiss made” – están protegidos por una indicación geográfica, así como el famoso Café de Colombia.


NO DEJE DE LEER: Olocuilta cocina cada año la pupusa salvadoreña más grande del mundo

Los habitantes de Olocuilta sitúan el origen de las reconocidas pupusas de arroz en 1939. En esa época se padeció una escasez de maíz en la zona y encontraron en el arroz el sustituto ideal para este tradicional platillo salvadoreño.