Política

¿Puede el Gobierno adquirir financiamiento de $1,342.5 millones para 2021?: esto dijeron los diputados

Saraí Alas

jueves 1, octubre 2020 • 2:42 pm

Compartir

Diputados de la Asamblea Legislativa señalaron que es “imposible” que el Gobierno pueda adquirir financiamiento de $1,342.5 millones para el presupuesto del próximo año debido a que ya fue superado el límite crediticio de El Salvador.

La diputada Cristina Cornejo, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), señaló que es “imposible” adquirir más endeudamiento porque el Gobierno llegaría a más de un 100 % del Producto Interno Bruto (PIB).

Para nosotros no se puede, es imposible. Más de $1,000 millones más es imposible de poderlo pagar, eso no lo paga el Gobierno, no lo paga la Asamblea Legislativa, ese endeudamiento lo paga el pueblo salvadoreño, la tarjeta de crédito está topada, más del 100 % tenemos en nivel de endeudamiento”, dijo Cornejo.

Asimismo, Yanci Urbina, del FMLN, indicó que hay que revisar a profundidad cuánto es la cifra exacta que necesita El Salvador en ingresos, financiamiento y gastos el Gobierno para el próximo año.

Hay que revisar cuánto es efectivamente lo que necesita El Salvador, eso es lo que ha presentado el Gobierno de solicitud de créditos o de deuda pero hay que hacer un examen a profundidad de ingresos, financiamientos y deuda”, acotó.


Urbina aseguró que el elevado nivel de deuda es un obstáculo para obtener financiamiento así como también “lo es el manejo irresponsable de las acciones que toma el Gobierno, porque eso genera inseguridad y riesgo país”.

Por su parte, la diputada Margarita Escobar de Alianza Republicana Nacionalista (Arena), consideró que el presupuesto presentado por el Ministerio de Hacienda es una “burla” hacia la población y que no es posible financiar $1.345.2 millones más.

El presupuesto presentado por el Gobierno es una burla al pueblo salvadoreño que traerá más deuda, más desempleo, más pobreza y la quiebra del Estado sin ninguna garantía que el propósito que dicen tener lo cumplan. Financieramente es difícil”, dijo Escobar.

El diputado Carlos Reyes, jefe de fracción de Arena, indicó que El Salvador está al tope de la deuda y es “complicado” adquirir más deuda si el Gobierno no puede siquiera pagar lo salarios de un Órgano de Estado.

Estamos al tope de la deuda, está complicado querer adquirir más deuda si la imagen que estamos dando que no se puede pagar $3.5 millones a los empleados del primer órgano de Estado, habrá que analizarlo”, aseveró Reyes.

Gana dice hay que pedirle a Dios por el presupuesto

El legislador Guillermo Gallegos, de Gran Alianza por la Unidad Nacional (Gana), felicitó al Gobierno por presentar un presupuesto ambicioso en los últimos años.

Mientras, el diputado Lorenzo Rivas, de esa misma fracción, manifestó que se deben buscar los financiamientos.

El 30 de septiembre, el ministro de Hacienda Alejandro Zelaya presentó el presupuesto general de la nación que asciende a $7,453.5 millones para 2021 y señaló que las principales apuestas del Gobierno serán Educación, Salud y Seguridad.

El Gobierno se mantiene positivo y estima que ingresarán $5,315.9 millones en 2021, un aumento del 3.1 % respecto a los ingresos que esperaba para 2020. La pandemia de covid-19, sin embargo, podría reducir la recaudación de ingresos en casi $1,000 millones al final del año, dijo ayer el ministro de Hacienda.

Yo felicito al Gobierno porque está haciendo el presupuesto más ambicioso los últimos años, yo esperaría que lo pueda lograr, yo creo que todo El Salvador debe pedir a Dios que se logren estas metas del presupuesto”, afirmó Gallegos.

Aún si Hacienda logra recaudar todos los fondos esperados, quedaría una brecha por cubrir de $1,342.5 millones para el próximo año. Al tomar en cuenta la programación de desembolsos de préstamos que ya están aprobados por la Asamblea, el financiamiento sube a $1,575.4 millones.

La apuesta para pagar lograr estos fondos es la recuperación de $420 millones como parte del plan antievasión y un aumento de la recaudación del IVA que llevaría este impuesto hasta un 3.8 % del PIB.