Un total de 448 atenciones psicológicas fueron brindadas entre marzo y julio de 2020 por profesionales de la Asociación Nacional de Psicología Salvadoreña (Anapsis) y la Agencia Consultora de El Salvador (Acoes), ante la pandemia de covid-19.

Nacionales

Psicólogos brindaron 448 atenciones en cuatro meses de pandemia Los profesionales de Anapsis y Acoes atendieron a personas con depresión, ideas suicidas y por violencia contra la mujer.

Roxana Lemus

lunes 7, septiembre 2020 • 12:03 am

Compartir

Un total de 448 atenciones psicológicas fueron brindadas entre marzo y julio de 2020 por profesionales de la Asociación Nacional de Psicología Salvadoreña (Anapsis) y la Agencia Consultora de El Salvador (Acoes), ante la pandemia de covid-19.

En marzo pasado, tras el registro de casos de la infección ocasionada por el virus SARS-CoV 2, fueron activados dos grupos de apoyo  con profesionales de la salud mental que brindaron atenciones psicológicas.

En su mayoría, los casos atendidos fueron por ansiedad, depresión y violencia. De hecho, según las estadísticas proporcionadas por estas entidades, el 58 % consultó por la primera causa, el 19 % por la segunda y el 9 % por la tercera, este último dato incluye los casos de violencia contra la mujer.

“Se han generado ambientes de tensión ocasionando estrés, ansiedad, preocupación por la falta de ingresos que llevan al sostén familiar, también los problemas intrafamiliares de violencia se han incrementado, ya que la víctima se ha visto obligada a convivir con el victimario”, dijo Delmi García, presidenta de Anapsis.

Señaló que en los casos de violencia los problemas de pareja se agudizaron con la convivencia. La principal causa de esa violencia fue que la mujer no cuenta con un empleo formal y eso la hace depender del hombre que posee los ingresos para la familia.

Sobre los casos de depresión  dijo que incluso se registraron en jóvenes que estuvieron lejos de su núcleo familiar.


“En lo personal, atendí el caso de un joven universitario que estaba lejos de sus padres y en la casa de unos familiares donde él no sentía muy  cómodo ni en un ambiente armónico. Está situación, sumado al aislamiento social y la incertidumbre de no saber qué iba a pasar o si se iba a contagiar, causó en el joven estados depresivos”, mencionó.

El resto de las estadísticas evidencian que el 8 % de las atenciones fue por casos clínicos, el 3 % por reacciones emocionales, el 2 % de duelo, el 1 % de insomnio y el 1 % por ideas suicidas.

Del total de atenciones, el 35 % fue brindado a personas de la zona occidental, 17 % en la región central, el 41 % a ciudadanos de la paracentral y el 7 % del oriente salvadoreño.

Personas con problemas de sueño, temor excesivo al futuro, problemas alimenticios, preocupación excesiva por la situación económica y temor a contagiarse del virus han sido algunos patrones recurrentes entre las personas que buscaron atención.

Las entidades también brindaron apoyo a otros países como México (49 % de atenciones), Nicaragua (6 %), Perú (un 7 %), Venezuela (6 %), Alemania (4 %), Argentina (6 %), Bolivia (6 %), Colombia (6 %), Ecuador (2 %), Honduras (2 %), Italia (2 %) y Estados Unidos (9 %).