Recientemente, el empresario fue capturado por la Policía Nacional Civil.

Nacionales

Prueba grafotécnica retrasa audiencia contra hija de empresario Genaro Ramírez Aparentemente, la hija del transportista obtuvo un préstamo bancario luego de falsificar su firma y la de su hermana.

Jaime López

martes 13, abril 2021 • 3:30 am

Compartir

El Juzgado Quinto de Instrucción de San Salvador suspendió ayer la audiencia preliminar en contra de la hija del empresario del transporte público, Genaro Ramírez y dos imputados más acusados de falsedad ideológica, a la espera de una prueba grafotécnica, que según la Fiscalía demostrará la participación delictiva de los imputados al gestionar y obtener un préstamo al parecer de forma fraudulenta.

Ramírez  se presentó al Juzgado Quinto de Instrucción en su condición de víctima y afirmó que su hija  obtuvo un préstamo bancario de $20,000 en 2006, supuestamente llenando una solicitud de crédito a nombre de su hermana y poniéndolo a él como fiador y en ambos casos con firmas falsas.

Por esa razón, Fiscalía solicitó la prueba grafotécnica al juez Quinto de Instrucción para verificar si hubo falsificación de firmas en los documentos que la imputada utilizó en el crédito bancario.

Ella recibió el préstamo, abrió cuentas de ahorros, se cobraron cheques y se hicieron hipotecas”, afirmó el transportista, Genaro Ramírez. 

Ramírez dijo que ese tipo de transacción es “peligrosa” porque la delincuencia puede aprovechar esas cuentas de ahorro y utilizarlas para lavar dinero a su nombre y acarrearle una serie problemas como capturas y permanecer preso, hasta demostrar su inocencia.

El transportista negó que este problema sea un pleito familiar, sino de ambición y de ahí que dijo que hacía el llamado a los padres de familia, que tengan cuidado con sus hijos, porque cuando se les da demasiada confianza, “vienen y se quieren aprovechar de los padres hasta dejarlos en la calle”.


Ramírez dijo que debería de haber una ley que así como protegen a los hijos se proteja a los "porque los padres somos víctimas de ellos y lo mismo sucede con los adultos mayores que son sacados de sus casas”.

El transportista se refirió a su captura el 16 de marzo en su lugar de trabajo por desobediencia a una orden de restricción familiar y fue puesto a la orden del Juzgado de Paz de Mejicanos, instancia que al no haber mérito lo dejó en libertad a los pocos días. Agregó que esa fue una estrategia que su hija empleó contra él para contrarrestar esta demanda y que quien irrespetó las medidas de restricción de no acercarse a la víctima fue su hija.

Sin embargo, la Policía lo detuvo en lo que Ramírez consideró un mal procedimiento de la Policía.