La agroindustria azucarera genera 50,000 empleos en El Salvador.

Economía

Proyecto de resiliencia benefició a 1,200 productores de lácteos y azúcar Con este proyecto se apoyó la conservación de paisajes en 20 hectáreas a través de buenas prácticas de reforestación.

Dania Quehl

lunes 5, abril 2021 • 4:00 am

Compartir

Más de 1,200 productores de Ahuachapán fueron capacitados en mejores prácticas agrícolas con el programa Cosechando Resiliencia, ejecutado por la Fundación Empresarial para la Acción Social (Fundemas) en colaboración con The Nature Conservancy (TNC).

Este proyecto se ejecutó con fondos del programa Centroamérica Resiliente (ResCA) con el propósito de buscar y obtener soluciones ante la vulnerabilidad producida por los efectos del cambio climático y malas prácticas agrícolas en la región.

La iniciativa Cosechando Resiliencia se enfocó en los municipios Ahuachapán, Atiquizaya, El Refugio, Jujutla y San Rafael Menéndez, los cinco ubicados en el departamento de Ahuachapán. En estas localidades se trabajó con productores de la industria azucarera y de ganadería.

Al menos 180 productores y una cooperativa del sector azucarero y de lácteos en el occidente fueron beneficiados con el proyecto. En el programa participaron las asociaciones de Asileche, Proleche, Fundazucar, además de entidades estatales como el MAG.

Tomás Regalado, presidente de Fundemas, detalló que a través del proyecto se capacitaron a 1,200 personas para un mejoramiento en la producción agro industrial. Entre los beneficiados hay técnicos, productores cañeros, ganaderos, proveedores y gobiernos municipales que ahora tienen “una visión de compartir no solo ganado, sino, también, de los árboles y arbustos que tenemos en las parcelas porque al final esta convivencia indicaría un éxito”, señaló.

Más resultados.

En los últimos tres años, lo que duró la ejecución del proyecto desde febrero de 2018, se desarrollaron herramientas para la producción sostenible de caña de azúcar y ganado. Se incluyó también la creación de políticas que incentiven a los productores a mantener las prácticas agrícolas.

Según Fundemas, se logró incluir a dos ingenios azucareros y se apoyó a la reforestación de paisajes productivos en 20 hectáreas, así como la creación de 20 documentos de gestión de conocimiento y se instalaron dos observatorios con materiales informativos.


Los ingenios participantes son La Magdalena y Central de Izalco, donde se espera que el personal capacitado implemente buenas prácticas agrícolas para mejorar la calidad de sus procesos de producción de caña. También se incluyó a la Fundación del Azúcar (Fundazucar) para que se encargue de replicar las prácticas.

Logramos capacitar a más de 1,200 personas (...) para una visión de compartir no solo ganado sino también de los árboles”.
Tomás Regalado
Presidente de Fundemas

“Esto queda como un ejemplo de la integración de la agricultura con los bosques y la ganadería”, señaló Haydee Flores, directora ejecutiva de Fundemas.

Fundemas agregó que con este proyecto los productores aprendieron a manejar sus recursos naturales de manera más sostenible, se mejoró la economía local y resguardan los ecosistemas agrícolas en la región occidental del país.

Los productores que participaron de este programa aprendieron a optimizar el uso del agua, proteger las fuentes hídricas y mejores prácticas de cultivo para el manejo del suelo. Además, se creó un mapa de sostenibilidad de la tierra en el que se identifican posibles riesgos para los sectores de caña de azúcar y ganadería.