La conducción peligrosa en El Salvador es prácticamente un deporte nacional en las diferentes calles y avenidas de nuestro territorio. Con un parque vehicular que supera ya el millón de vehículos automotores es una verdadera aventura regresar a casa ileso de cualquier accidente de tránsito por cualquier conductor irresponsable.  Hace dos semanas, se reformó el artículo 147-E para incrementar la cuantía de las penas, pero los accidentes continúan y existen muchas prácticas temerarias por las que los conductores deben ser objeto de estudio y revisión en la Asamblea Legislativa asesorados por diversos profesionales y sectores especializados, entre las principales sugiero:

Opinión

Propuestas de reformas a la conducción peligrosa

Ricardo Sosa / Criminólogo @jricardososa

lunes 4, octubre 2021 • 12:00 am

Compartir

La conducción peligrosa en El Salvador es prácticamente un deporte nacional en las diferentes calles y avenidas de nuestro territorio. Con un parque vehicular que supera ya el millón de vehículos automotores es una verdadera aventura regresar a casa ileso de cualquier accidente de tránsito por cualquier conductor irresponsable.  Hace dos semanas, se reformó el artículo 147-E para incrementar la cuantía de las penas, pero los accidentes continúan y existen muchas prácticas temerarias por las que los conductores deben ser objeto de estudio y revisión en la Asamblea Legislativa asesorados por diversos profesionales y sectores especializados, entre las principales sugiero:

- La principal causa de los accidentes de tránsito en los últimos años es la distracción del conductor, y a la cabeza la manipulación de dispositivos electrónicos como teléfonos celulares, tabletas, equipos de DVD para ir viendo películas o vídeos, manos libres, desayunar o maquillarse en el tráfico, e incluso computadoras portátiles.

- Homicidio culposo, debe revisarse ya que con la reforma del artículo 147-E tiene más sanción y no es excarcelable, pero el homicidio culposo tiene menor cuantía de pena y prácticamente a nadie se envía a prisión. Lastimosamente hasta se ha llegado a establecer montos para conciliar. Muchos de estos fallecidos fueron por la irresponsabilidad de conducir bajo efectos de alcohol, drogas o ser un conductor negligente e irresponsable, y luego se ofrecen entre $1,500 - $3,000 dólares para quedar sin problemas. Pero la vida de una familia y un proyecto de vida fue afectada para siempre.

- La formación teórica práctica de los aspirantes a licencia de conducir, en nuestro amado El Salvador primero se aprende a manejar, y luego veo “si saco la licencia”. El obtener la licencia de conducir vehículo es un privilegio no un derecho. Es la autoridad competente la que debe certificar los exámenes respectivos, no los privados.

- Venta de motocicletas. En El Salvador se puede comprar una motocicleta hasta en almacenes como si fueran cocinas o refrigeradoras. El crédito se lo otorgan solo por su calificación en el sistema financiero, pero no se exige que el comprador tenga licencia para conducir motocicleta. Ahora puede comprender la proliferación y los accidentes que generan a diario. Y miles de motociclistas no portan licencia en el país.

- Prueba de alcoholemia. No tengo ninguna duda que desde que se legisló  se dejaron vacíos en la normativa para favorecer a personas con poder, funcionarios, personalidades, y otros. Se debe reformar para poder comprobar el nivel de alcohol y drogas en sangre. Actualmente si estás en los grupos anteriores o tienes los recursos para asesorarte por un abogado de experiencia,    recibe la orientación para evitar la detención. Son miles de personas que han cometido el delito pero que no fueron detenidas y en las audiencias quedaron absueltas. Ni siquiera a las charlas de prevención quedan obligados asistir.


- Fortalecimiento de la PNC en la División de Tránsito Terrestre. La presencia de la PNC en las escenas es clave para evitar las fugas de los conductores peligrosos y que se efectúen las pruebas de inmediato y que no pasen las horas para bajar el nivel en sangre. Debe de permitirse a la seguridad pública competencias en la escena.

- Los funcionarios debe de existir una condición agravante cuando los o las involucradas en accidentes de tránsito y homicidios culposos sean funcionarios del Estado, ya que no pueden aducir ignorancia de la ley, y menos escapar de la escena o sean ayudados por otros funcionarios.

Todas estas sugerencias y otras que van a surgir deben ser estudiadas y sometidas a criterios de proporcionalidad en la cuantía de la pena. Se requiere una profunda reforma integral y una inversión en educación vial, así como en la cultura de paz y convivencia para eliminar la agresividad e intolerancia de muchas y muchos conductores de vehículos en El Salvador.