Archivo DEM

Nacionales

Procurador PDDH pide analizar el cierre del caso jesuitas El procurador Apolonio Tobar consideró la decisión de la Sala de lo Penal de la CSJ contraria a derecho y solicitó analizar el recurso de revocatoria de la FGR

Alexander Pineda

lunes 16, noviembre 2020 • 4:11 pm

Compartir

El procurador de Derechos Humanos, Apolonio Tobar, pidió a la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) analizar el recurso de revocatoria y recusación interpuesto por la Fiscalía General de la República ante el sobreseimiento definitivo dictado a favor de los autores materiales del asesinato de seis sacerdotes jesuitas y dos colaboradoras el 16 de noviembre de 1989.

Tobar hizo el llamado en el marco del aniversario 31 de la matanza, ocurrida en el campus de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA) por un pelotón del Fuerza Armada en el marco de la ofensiva guerillera "Hasta el Tope".

El procurador exhortó a los magistrados de la mencionada Sala, tener presentes los derechos de las víctimas, las leyes nacionales e internacionales y la sentencia de inconstitucionalidad emitida el 13 de julio de 2016 en contra de la Ley de Amnistía.

Además respaldó la iniciativa de la FGR por impugnar la decisión de dictar un sobreseimiento definitivo a favor de los responsables de la matanza de los religiosos y consideró la decisión del máximo tribunal de lo penal como “contraria a derecho y a la justicia”.

El pasado 30 de octubre, la Sala de lo Penal de la CSJ ordenó cerrar el caso por caducidad. Arnau Baulenas, miembro del equipo jurídico del Instituto de Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA), aseguró que la resolución iba en contra de la sentencia de la Sala de lo Constitucional de julio de 2016 que determinó que los crímenes de lesa humanidad no pueden perder vigencia.

Una manera de arrancarlos de la historia es buscando que no haya justicia contra la autoría intelectual”. reflexionó el director del IDHUCA, José María Tojeira, con respecto a la resolución.


Tojeira reiteró que la resolución de cerrar el caso es contraria a la imprescriptibilidad de los delitos de lesa humanidad, expuesta en la inconstitucionalidad de la Ley de Amnistía de 1993.

Es gente que lo que no quiere es que haya justicia, pueden dar sentencias contradictorias, resoluciones contradictorias y no les importa, un día dicen blanco y otro día negro”. concluyó Tojeira