El ministro de Hacienda entregó ayer en la tarde el proyecto de ley de presupuesto para el próximo año. / Óscar Machón

Política

Presupuesto de 2021 subirá a $7,453.5 mills. con brecha financiera de $1,342 mills Gobierno le apuesta al plan de antievasión para obtener cerca de $480 millones. El financiamiento se prevé en $1,575.4 millones, que incluye el desembolso de préstamos ya contratados.

Susana Peñate

jueves 1, octubre 2020 • 6:00 am

Compartir

El proyecto de presupuesto general de la nación para el 2021 asciende a un monto de $7,453.5 millones, representando un aumento de $1,027.4 millones en comparación al presupuesto votado en 2020; mientras que los ingresos tributarios se proyectan en $5,315.9 millones, según el proyecto entregado el 30 de septiembre por el Ministerio de Hacienda a la Asamblea Legislativa.

Según el Gobierno, las prioridades del presupuesto son: Educación, con $1,320.4 millones, que equivaldría al 5 % del Producto Interno Bruto (PIB); de Salud con $1,034 millones, que representa el 3.91 % del PIB; Seguridad, con $655.3 millones, que equivale al 2.5 % del PIB.

Mientras que la Defensa Nacional tiene una asignación presupuestaria de $248 millones; Obras Públicas, $385.7 millones; Economía, $120.9 millones; Hacienda, $111.7 millones; Medio Ambiente, $24.6 millones; y la Presidencia de la República, $101.4 millones.

“La brecha no es algo que nos preocupe y tampoco tengo una preocupación de los organismos multilaterales, porque el mundo está experimentando la misma situación”: Alejandro Zelaya, ministro de Hacienda

Ingresos y deuda

Los ingresos se estiman en $5,315.9 millones, un incremento del 3.1 % respecto al 2020. “Jamás se había combatido tanto la evasión en los últimos 30 años como lo hemos hecho durante la gestión del presidente (Nayib) Bukele”, dijo Alejandro Zelaya, ministro de Hacienda. Agregó que  presupuestan $420 millones de rendimiento en el plan antievasión. También calculan un aumento en la recaudación del IVA del 3.8 % del PIB real.


En el caso de la brecha de financiamiento, el funcionario dijo que heredaron una brecha de $1,200 millones para el año 2019 y para 2021 se estima en $1,342.5 millones. “La pandemia evidentemente golpeó nuestra economía”, expuso Zelaya. Al sumar la programación de desembolsos de préstamos que ya están aprobados, el financiamiento sube a $1,575.4 millones. Zelaya  dijo que negociarán con los organismos multilaterales y buscar las mejores condiciones de financiamiento.

El Área de Gestión de Deuda Pública tendrá una asignación presupuestaria de $1,161.5 millones, que representa el 4.4 % del PIB. Según el destino, $877.9 millones corresponden al pago de intereses y $283.6 millones a la amortización de la deuda del Estado salvadoreño.

“Necesito la voluntad del Ejecutivo en el sentido que hablemos el mismo lenguaje y tratemos de bajarle volumen a aquellos temas que al final nos encrispan”: Mario Ponce, presidente de la Asamblea Legislativa

Al respecto de las estimaciones que el año 2020 cerraría con una deuda del 92.3 % del PIB por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) y que las últimas emisiones de bonos tienen tasas de interés bastante elevadas, Zelaya argumentó que las elevadas tasas son producto del default selectivo en el que cayó el país en 2017 durante el gobierno del FMLN.

Destaca que la última colocación de Certificados del Tesoro se obtuvo a un interés de 7.5 %, dos puntos porcentuales menos que la anterior. “Hay un arduo trabajo de todo el equipo de Hacienda”, dijo.

La asignación para remuneraciones es $2,306.2 millones. El presupuesto mantiene los subsidios, excepto la Contribución al Transporte (Cotrans) con el cual se financia el subsidio a buses y se obtiene del impuesto de $0.10 al galón de combustible.

El proyecto fue recibido por el presidente de la Asamblea Legislativa, Mario Ponce, quien llamó al diálogo y resaltó que se deben buscar los puntos de coincidencia.

El presidente del principal partido de oposición, Arena, condicionó el presupuesto a que se incluyan fondos para Fodes, pensiones y a la eliminación de la partida secreta y baja de gastos en publicidad.