Editorial

jueves 31, octubre 2019 • 12:00 am

Presupuesto, balance y Transparencia La transparencia es importante en el presupuesto, pero no debe ser excusa para el bloqueo político.

Compartir

El proyecto de Ley General de Presupuesto presentado hace dos meses ante la Asamblea Legislativa, sigue generando interrogantes sobre el origen de algunos fondos y la forma en la que El Ejecutivo lo administrará.

Muchas de estas preguntas no son desinteresadas, y son formuladas por los mismos que hasta hace pocos meses controlaban el gasto público y rechazaban las constantes solicitudes de información de la prensa y de la sociedad civil. El gran dilema es entre la necesidad de transparencia y la intención del bloqueo político al Gobierno por parte de la oposición y esto último no debe ser aceptable.

La clave para el éxito de este proceso de planificación es que la información sea compartida con los destinatarios de las mismas cuentas públicas y la ciudadanía tenga claro que el orden de prioridades del presupuesto tendrá un impacto directo en sus vidas y en las de sus familias. De igual forma para los entes contralores y los órganos de representación política que participan del proceso de aprobación del presupuesto, pues éstos necesitan datos específicos y veraces sobre el endeudamiento que éste incluye, y sobre las partidas que van a modificarse o desaparecer.

Nada puede ser dejado al azar en el presupuesto del Estado, los recursos son limitados y las necesidades se multiplican. Presupuestar y transparentar pondría en su lugar las expectativas y los recelos de todos.