Editorial

viernes 2, octubre 2020 • 12:00 am

Preocupa un resurgimiento de la criminalidad La masacre de San Julián es un reflejo de que la delincuencia está ahí afuera, asesinando, extorsionando y asaltando.

Compartir

Septiembre culminó con un leve incremento de homicidios en relación al mes anterior y Octubre inició con la impresionante noticia de una matanza de cinco personas en una zona rural de San Julián, en Sonsonate.

La masacre parece ser una ejecución claramente planificada por un grupo de exterminio. Algunas de las víctimas están ligadas a pandillas pero también hay un hombre de 63 años. Lamentable que la violencia una vez más cobre vidas humanas y volvamos a hablar de masacres.

También es lamentable que con la economía en reactivación también se ha reactivado la mal llamada “renta”. De todo el país se reportan negocios y personas que nuevamente están siendo extorsionados por pandillas que les exigen dinero. Esto siempre ha golpeado los bolsillos de empresas y personas, pero ahora es especialmente duro en estos tiempos de crisis en los que el ingreso se ha reducido sustancialmente y sostener los negocios es una proeza para cualquier empresario, así como sostener los empleos para los individuos. De manera que es un doble impacto que las pandillas estén golpeando así a la ciudadanía.

Y para colmo, también hay muchos reportes de asaltos en calles y semáforos incluso de zonas usualmente seguras. A nuestra redacción llegan reportes de ciudadanos que son perseguidos y robados al salir de agencias bancarias o cajeros. La delincuencia está ahí, a la vista de todos, esperemos que las autoridades cumplan su deber.