El precio de los bonos salvadoreños cerró una semana con constantes bajas.

Economía

Precio de los bonos sigue cayendo mientras que se eleva riesgo país El precio de los bonos salvadoreños continuó en tendencia a la baja este viernes en una semana clave para el país por la adopción del bitcoin.

Uveli Alemán

viernes 10, septiembre 2021 • 6:32 pm

Compartir

El precio de los bonos salvadoreños cerró una semana a la baja, mientras que el riesgo país de El Salvador se elevó en un mercado atento a la adaptación del bitcoin y los retrasos en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los bonos, que son deuda salvadoreña comprada por inversionistas, comenzaron a caer el martes 7 de septiembre, el mismo día que entró en vigencia la Ley Bitcoin, y esa tendencia se mantuvo hasta el cierre de la semana.

La emisión con vencimiento en 2029 cerró este viernes con su cuarta jornada de baja y cedió 6.5 %, al pasar de un precio de $92.36 del lunes 6 a terminar este día en $86.69. Esta colocación se aproxima a su valor más bajo desde mayo de 2020, cuando la economía salvadoreña se enfrentaba a un confinamiento obligatorio por la pandemia del covid-19.

El precio para la emisión 2023, la más próxima a vencerse, cerró en $91.17. Al comparar con el inicio de la semana, a los $95.37 del lunes 6, hay una rebaja en el valor del 4.5 %.

4DíasEl precio de los bonos cayó esta semana de manera consecutiva cuatro días, desde el 7 al 10 de septiembre.

La emisión de 2035 cerró con una baja acumulada de 5.9 % al pasar de tener un precio al inicio de la semana en $86.30, mientras que este viernes se colocó en $81.48, su valor más bajo desde octubre de 2020.

Le puede interesar: Multimillonario en criptomonedas aconseja no usar el bitcoin para pagos diarios


¿Es por el bitcoin?

La caída en el precio de los bonos inició el mismo martes que El Salvador adoptó el bitcoin como moneda de curso legal. Pese a ello, inversionistas consultados por el sitio especializado Bloomberg aseguran que, más que la criptomoneda, el mercado está atento al riesgo político emergente en el país.

Ramiro Blazquez, estratega de BancTrust & Co., dijo a Bloomberg que el “riesgo es puramente político” que creció después de que la Sala de lo Constitucional validó la reelección presidencial inmediata. “Aleja aún más el acuerdo del FMI y podría intensificar el conflicto diplomático con EE. UU.”, cita el portal.

Le recomendamos: FMI advierte que bitcoin eleva riesgos financieros y legales a El Salvador

Cuando el Gobierno salvadoreño anunció un acuerdo con el Fondo Monetario, en marzo pasado, el precio de los bonos se elevó ante la expectativa que la aprobación de un programa fiscal se facilitaría porque el Ejecutivo tiene mayoría en la Asamblea Legislativa; sin embargo, el proceso comenzó a demorarse cuando Nuevas Ideas, con el apoyo de partidos afines, destituyó a los magistrados de la Sala de lo Constitucional y al fiscal general.

El proceso tomó un nuevo retroceso cuando se aprobó la Ley Bitcoin, aunque, por su lado, el ministro Alejandro Zelaya, salió en conferencia de prensa a asegurar que las negociaciones se mantenían y esperaba que se tuviera un acuerdo para septiembre de este año. Hasta la fecha, no se conoce los avances del mismo.

Riesgo también sube.

Mientras el precio de los bonos bajó, el riesgo país terminó la semana con un incremento y se colocó al jueves 9 de septiembre en 906 puntos, 15 adicionales contra los 891 que tenía el país el 7 de septiembre, según el Indicador de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI).

El riesgo país refleja básicamente la percepción de los inversionistas sobre qué tanta posibilidad tiene una economía emergente, como El Salvador, de pagar sus compromisos de deuda. Este indicador es calculado por la financiera estadounidense J.P. Morgan y sirve como parámetro para cuando un país quiere emitir nueva deuda, entre más alto esté, significa que la carga de intereses se elevará.

 


Por ejemplo, si el Gobierno salvadoreño quiere emitir nueva deuda la tasa de interés mínima sería de 9 %.

El EMBI de El Salvador es por hoy el tercero más alto de América Latina y el Caribe, solo superado por Venezuela que tiene un riesgo de 3,139 (un 313.96) y Argentina en 1,528 (15.28).