Editorial

jueves 11, octubre 2018 • 12:00 am

Por quién votar: un acto con consecuencias El ciudadano debe discernir sensatamente su voto, no sirve el arranque emocional ni el “probar”.

Compartir

El Encuentro Nacional de la Empresa Privada (Enade) tuvo en esta edición la novedad de que los candidatos presidenciales presentaron sus principales propuestas electorales, donde mostraron sus líneas generales sobre temas de desarrollo humano.

Lo enriquecedor de este foro fue escuchar cómo hay algunos candidatos que tienen las prioridades y objetivos bien definidos, mientras que otros divagan entre los buenos deseos, las frases cliché o se limitan a dirigir ataques contra sus competidores.

La ciudadanía debe escuchar con serenidad los discursos y planes de los candidatos presidenciales; decidir el voto para quien nos gobierne los próximos cinco años por un arranque emocional, una moda de redes sociales, por quién ataca más o porque “hay que probar”, ha sido la causa principal de los fracasos que hemos sufrido en el pasado reciente.

Hay que evaluar además quién rodea al candidato presidencial, su preparación académica y su trayectoria personal. En los últimos lustros hemos tenido gobernantes con muy poca formación académica con mucha popularidad y el experimento lo vemos reflejado a diario en el desastre que vivimos.

Estos foros sirven para discernir el voto con sensatez, porque recuerde que ese acto de conciencia, trae consecuencias por cinco años o quizás más.