Editorial

martes 11, mayo 2021 • 12:00 am

¿Por qué es importante la división de poderes? Un poder judicial independiente, autónomo, libre de influencias políticas, siempre es garantía para los derechos ciudadanos

Compartir

Los acontecimientos del 1 de mayo han generado profundas discusiones en la sociedad salvadoreña y reacciones en la comunidad internacional que sin duda tendrán repercusiones en nuestro presente y nuestro futuro como nación.

¿Por qué es tan importante la división de poderes y sobre todo, la independencia del poder judicial? Es una respuesta que vale la pena que la población conozca y valore.  La teoría clásica de la división de poderes fue elaborada, entre otros, por el filósofo francés del siglo XVIII Montesquieu. Según esta teoría, los poderes del Estado son tres: ejecutivo, legislativo y judicial.

Cada uno de ellos tiene una competencia delimitada: el poder ejecutivo; administrar y gobernar, el poder legislativo; elaborar y aprobar las leyes, y el poder judicial: juzgar y hacer cumplir las órdenes de los jueces.  Las teorías políticas de Montesquieu influyeron en cierta medida en la formación de los estados modernos. Aunque falleció en el año 1755, su influencia perdura hasta nuestros días. Según su obra, estos tres poderes debían estar separados para garantizar un equilibrio e independencia y así evitar que los gobernantes acumulasen demasiado poder.

La división de poderes es una de las características de los estados de derecho. En este tipo de estado todos los miembros de una sociedad, incluso los gobernantes, deben cumplir con la ley. Limitar la influencia de los gobernantes para evitar el abuso de poder

Pero en el caso nuestro es particularmente importante un poder judicial independiente que garantice los derechos de la ciudadanía sin influencia política de las decisiones. Eso es clave para preservar la democracia y la paz social.