No existe un mercado mayor que el dinero; ni el energético, ni el tecnológico, ni el textil ya que el dinero representa todos ellos en uno. El dinero es a menudo explicado como energía, consumimos energía para generarlo y con él, podemos gastar esa energía y la de otras personas para financiar aquello que nos proponemos. El dinero es el medio a través el cual medimos la unidad de nuestro trabajo, representa nuestro trabajo y el de nuestros antepasados, manipular su suministro en el mercado artificialmente, rompe con el contrato social de nuestra sociedad.

Opinión

¿Por qué Bitcoin?

Leopoldo Moreno de la Cova / Economista español @leoMCY1

jueves 19, agosto 2021 • 12:00 am

Compartir

No existe un mercado mayor que el dinero; ni el energético, ni el tecnológico, ni el textil ya que el dinero representa todos ellos en uno. El dinero es a menudo explicado como energía, consumimos energía para generarlo y con él, podemos gastar esa energía y la de otras personas para financiar aquello que nos proponemos. El dinero es el medio a través el cual medimos la unidad de nuestro trabajo, representa nuestro trabajo y el de nuestros antepasados, manipular su suministro en el mercado artificialmente, rompe con el contrato social de nuestra sociedad.

La magia de Bitcoin viene dada por una especie de triunvirato: el poder se divide entre programadores, mineros y poseedores de la moneda, no existe un líder carismático cuya influencia esté por encima del resto de los contribuidores del ecosistema. Esto evita que un agente independiente con capital intensivo o influencia pueda controlar la trayectoria de la moneda, nadie puede controlar Bitcoin por mucho capital que invierta.

La diferencia entre Bitcoin y otras criptomonedas es que las demás poseen grados de centralización mucho mayor, a menudo utilizan proof of stake, sistema que permite que quien tenga más participación, tenga también más control sobre la toma de decisiones en el sistema; en definitiva es establecer como primer principio, que un grupo de personas tengan más poder sobre otras. Estas son por tanto mucho más controlables por gobiernos e influenciables por agendas ideológicas o políticas.

A diferencia de estas, Bitcoin se basa en proof of work, un sistema de prueba de trabajo en el que cada usuario puede aportar a la red validando transacciones desde su casa. Es gracias a esto, que cientos de miles de usuarios por todo el mundo llamados mineros, hacen de esta red la más segura y descentralizada que existe.

La principal razón por la cual el oro ha sido buen dinero durante tantos años es por su escasez, no puede producirse artificialmente. Incluso una vez finalizado el patrón oro, los bancos siguen almacenando grandes cantidades de oro como reserva de valor. Pues bien, Bitcoin emula esta cualidad y la perfecciona, es absolutamente limitado, solo podrán existir 21 millones de Bitcoins.

El protocolo de Bitcoin es de código abierto, su diseño es público y no está controlado por nadie. Teniendo en cuenta que cualquier persona tiene acceso a toda la información existente, uno podría copiar y pegar el código que lo sustenta. Entonces, ¿por qué no se podría crear una nueva criptomoneda que añada características que la hagan más escalable y por tanto pueda sobrepasar a Bitcoin?


Ya existen otras “copias” (Bitcoin Cash, Bitcoin SV, Litecoin…) de Bitcoin con algunas diferencias. Estas copias se llaman hardforks y nacen de un conflicto en la visión a largo plazo entre programadores y usuarios sobre una determinada criptomoneda, en este caso con Bitcoin. A cada una se le añaden pequeñas modificaciones con el propósito de convertirlas en mejor dinero. Todos estos hardforks han fracasado en su objetivo hasta ahora, en la medida en la que el mercado libre las ha rechazado por falta de adopción y utilidad.

Hay otras criptomonedas que intentan solucionar otros tipos de problemas y por supuesto hay algunas que son estafas que aprovechan la falta de conocimiento sobre el sector. Podría parecer que estas otras criptomonedas sean indistinguibles de Bitcoin o incluso amenacen el dominio del que actualmente se beneficia, pero no es así. Bitcoin es un sistema de reglas y no de propietarios, que busca proteger todas las propiedades del dinero: una reserva de valor, medio de pago y unidad de cuenta; y lo consigue mucho mejor que cualquier otra criptomoneda. La gran mayoría de criptomonedas (más de 10.000 en la actualidad) pasan por alto la característica más importante de Bitcoin, aquello que la hace única: la descentralización, nadie es dueño y ni una sola persona o entidad la controla.

Bitcoin es un conjunto de reglas sólidas cimentadas en un cuaderno contable digital, que consigue reducir al mínimo la posibilidad de error humano, el conflicto de interés y la corrupción para el recurso más importante del mundo: el dinero.