Nacionales

Policía quebró columna a salvadoreña, reveló la fiscalía mexicana En los vídeos, grabados por testigos, se ve cuando la mujer, que clama por ayuda, es silenciada por los agentes que le aprisionan con la rodilla contra el suelo hasta que deja de moverse.

Óscar Romero

lunes 29, marzo 2021 • 9:04 am

Compartir

La policía mexicana provocó la ruptura de la columna vertebral de la salvadoreña Victoria Esperanza Salazar quien fue brutalmente asesinada en la ciudad de Tulum, Quintana Roo, reveló la Fiscalía General de Estado de la referida localidad.

Se identificó una fractura en la parte superior de la columna vertebral producida por la ruptura de la primera y segunda vértebra, lo que provocó la pérdida de la vida de la víctima". Fiscalía General del Estado de Quintana Roo. 

Además, la fiscalía señala que la desproporcionada fuerza que aplicó la policía ocasionó una desaceleración con rotación del cuello de la salvadoreña.

Por eso, la fiscalía calificó la técnica policial y el nivel de fuerza contra Salazar como un acto desproporcionado, inmoderado y con un alto riesgo para la vida.

Enfatizaron también que el accionar de los policías no fue acorde con la resistencia de la víctima, por lo que los agentes policiales violaron la Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza.


Las lesiones referidas, de acuerdo a los dictámenes en materia de criminalística, medicina forense y al material video gráfico, que forman parte de la carpeta de investigación, son compatibles y coinciden con las maniobras de sometimiento que se le aplicaron a la víctima durante el proceso de su detención y antes de fallecer". Fiscalía General del Estado de Quintana Roo. 

Las conclusiones fueron brindadas por los peritos del Servicio Médico Forense dela Fiscalía General del Estado, luego de la práctica de la necropsia al cadáver de la salvadoreña de 36 años, originaria de Sonsonate, quien residía en aquel país y tenía visa humanitaria permanente.

En los vídeos, grabados por testigos, se ve cuando la mujer, que clama por ayuda, es silenciada por los agentes que le aprisionan con la rodilla contra el suelo hasta que deja de moverse.