El director de la Policía Nacional Civil (PNC) Howard Cotto, espera que el hacinamiento de reos en las bartolinas policiales finalice el próximo 31 de mayo, es decir, cuando finalicen sus funciones las actuales autoridades policiales.

Nacionales

Policía dice que entregará bartolinas sin hacinamiento

Enrique García

viernes 1, marzo 2019 • 12:03 am

Compartir

El director de la Policía Nacional Civil (PNC) Howard Cotto, espera que el hacinamiento de reos en las bartolinas policiales finalice el próximo 31 de mayo, es decir, cuando finalicen sus funciones las actuales autoridades policiales.

La población actual de detenidos en las instalaciones de la corporación es de  2,203 internos, lo que representa un 40 %, dijo el jefe policial en una entrevista radial. De esa cifra, unos 1,000 internos son pandilleros.

Recordó que el 60 % de los reos, es decir, unos 3,329 presos, ya fueron trasladados a las diferentes penitenciarías del país.

Estos traslados fueron efectivos desde el pasado mes de diciembre y en las tres primeras semanas de enero del presente año, afirmó Cotto.

Recordó que mediante un decreto transitorio, aprobado por la Asamblea Legislativa, el año pasado, ya no hay necesidad de solicitar un permiso a un juez para hacer un traslado.

Aparte de que hay que darle cumplimiento a la resolución de la Sala de lo Constitucional que declaró inconstitucional el hacinamiento en las bartolinas de la PNC, recordó el jefe policial.


“El 31 de mayo tendremos resultados favorables porque ya no habrá hacinamiento y solo permanecerán detenidos por 72 horas”, aseveró Cotto.

Dijo que posteriormente se decidirá cuales serán las sedes policiales (de las 22 delegaciones) que se quedarán con las bartolinas para albergar detenidos únicamente por 72 horas.

El cupo de las bartolinas policiales es para 1,500, personas, pero llegó a tener más de 5,000 internos en un total hacinamiento por falta de espacios en las penitenciarías.

El hacimiento originaba diferentes tipo de enfermedades y problemas en la población reclusa desde enfermedades infecciosas, gastrointestinales, hasta fugas y amotinamientos.

En las cárceles policiales, los reos procesados permanecían hasta por un periodo de seis meses, lo cual generaba disgustos en la población.