Las policías en el mundo desde la década pasada han profundizado sobre la necesidad de mejorar las relaciones con la comunidad y tener proximidad con los habitantes, intensos debates sobre el nombre si es una policía próxima, de proximidad, cercana, de la comunidad entre otros. Existen buenas prácticas y experiencias de éxito, pero hablar de un modelo como un pantalón a la medida resulta muy ambicioso y con grandes complejidades.

Opinión

Policía comunitaria

Ricardo Sosa / Criminólogo

lunes 20, agosto 2018 • 12:00 am

Compartir

Las policías en el mundo desde la década pasada han profundizado sobre la necesidad de mejorar las relaciones con la comunidad y tener proximidad con los habitantes, intensos debates sobre el nombre si es una policía próxima, de proximidad, cercana, de la comunidad entre otros. Existen buenas prácticas y experiencias de éxito, pero hablar de un modelo como un pantalón a la medida resulta muy ambicioso y con grandes complejidades.

En El Salvador desde el año 2009 se promueve y se divulga el manual de filosofía comunitaria, luego de nueve años y de pasar por diversas capacitaciones a todo nivel e impactar a sus miembros existen muchas comunidades que se han transformado por esta filosofía que pretende ser un estilo de vida de cada mujer y hombre de la Corporación policial.

Y en los casos de avances significativos   no se puede negar que también ha influido la pasión y sello personal de ese hombre o mujer representante de la PNC, que ha tomado como propio la filosofía y ha podido entregar y caminar ese kilometro adicional, para tener ideas creativas y además poder buscar el apoyo de Instituciones del Estado para que lleguen a brindar servicios asistenciales a la población.

La División de prevención de la PNC ha desarrollado un gran trabajo, con un equipo de mujeres y hombres sensibilizados, capacitados y adiestrados; la mayoría de las ocasiones invisibilizado, y con muchas críticas en un país en donde la palabra “prevención” todavía presenta miles de detractores, pero con los años existen resultados y muchas comunidades que son testimonio.

Al conocer la experiencia Israelí, y estar recibiendo clases teóricas y prácticas en una comunidad por dos expertos sobre su experiencia no solo en Israel, sino en otros países del mundo, y en el marco de los veintiséis años de nuestra PNC es oportuno conocer e imitar aquellos componentes que apliquen a nuestra sociedad salvadoreña, de los cuales sugiero:

  • Preparar a nuestros policías en base a las necesidades de la comunidad donde tenga que impulsar la filosofía de servicio
  • Hacer esfuerzos por reducir todo tipo de eslabones existentes entre la policía y la comunidad
  • Que se le permita a las comunidades su participación activa y que son ellos los responsables de generar las transformaciones y no el policía comunitario que solo es un medio
  • Trabajar en la descentralización policial, potenciando los sectores y brindar autonomía
  • Las soluciones permanentes son una respuesta comunitaria
  • El servicio efectivo de la policía será posible mediante la construcción de alianzas comunitarias
  • Enfocar a nuestros policías en las fortalezas y lo que se tiene en las comunidades, aunque pueda parecer escaso, pero no enfocarse en problemas

Estoy convencido que esta crisis social  que atraviesa nuestro país requiere tomar decisiones valientes, que trasciendan períodos presidenciales, y una propuesta que debe debatirse  es elevar el vice ministerio de prevención social a categoría de Ministerio de Prevención y cultura de paz y convivencia, para que disponga de un presupuesto digno para todo tipo de programas  y proyectos. Es posible transformar las comunidades, y desarrollar “comunitarismo” y la PNC seguirá siendo protagonista de estos cambios.