Esta semana el precio del bitcoin osciló entre los $28,000 y los $35,000 tras bajar sustancialmente de un pico alcanzado en abril, cuando llegó a valer $64,995.

Economía

Policía británica incauta más de $157 millones en bitcoins en operación antilavado La suma incautada representa más de 20 veces la cantidad de efectivo que las autoridades se apropiaron durante las operaciones policiales contra el lavado de dinero llevadas a cabo durante el último año fiscal.

Europa Press

sábado 26, junio 2021 • 7:36 am

Compartir

La Policía británica ha anunciado el viernes 25 de junio del 2021 la incautación de 114 millones de libras (unos $157.71 millones) en bitcoins durante una operación contra el lavado de dinero, en lo que se trata de la mayor apropiación de criptomonedas de la historia de Reino Unido.

El Mando contra el Crimen Económico de Scotland Yard dirigió una operación iniciada tras recibir una alerta sobre el uso de esta moneda para depurar los beneficios obtenidos a través de actividades criminales, según la Policía en un comunicado recogido por el Daily Mail donde no se dan más detalles de la operación, todavía en curso.

El dinero en efectivo sigue siendo el rey, pero según se van desarrollando las plataformas online, algunos criminales recurren a métodos más sofisticados para lavar sus beneficios”, Graham McNulty, Comisario Adjunto de la Policía británica

Para hacerse una idea de la envergadura de la operación, la suma incautada representa más de 20 veces la cantidad de efectivo que las autoridades se apropiaron durante las operaciones policiales contra el lavado de dinero llevadas a cabo durante el último año fiscal.

Además, hay que tener en cuenta que esta semana el precio del bitcoin osciló entre los $28,000 y los $35,000 tras bajar sustancialmente de un pico alcanzado en abril, cuando llegó a valer $64,995, lo que significa que la moneda incautada podría haber valido casi el doble hace solo dos meses.

“Existe una relación inherente entre el dinero y la violencia“, ha explicado el comisario asistente adjunto de Policía, Graham McNulty.