Política

Polémica entre Gallegos y Ponce: ¿quién entregó las llaves del Salón Azul a la FAES?

Saraí Alas

viernes 21, agosto 2020 • 5:50 pm

Compartir

El presidente de la Asamblea Legislativa, Mario Ponce, y el diputado de Gana y primer vicepresidente, Guillermo Gallegos, entraron en polémica, durante la interpelación que realizan los diputados al ministro de la Defensa Nacional, René Francis Merino Monroy, por quién dio la autorización de entregar las llaves del Salón Azul para permitir el ingreso de elementos de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES).

El diputado Guillermo Gallegos señaló en su intervención que él solicitó a Ponce la autorización para que un empleado entregara las llaves del Salón.

“Yo autoricé la entrada al Salón Azul a los miembros de la Fuerza Armada, yo le pedí al señor presidente Mario Ponce la autorización para que se me entregara la llave y se la entregué a un empleado para que él abriera y entramos en orden, entramos respetuosamente”, dijo Gallegos durante la etapa de repreguntas de la interpelación.

Ante esa declaración, Ponce desmintió tener llaves del Salón Azul y aseguró que no se comunicó con Gallegos el día de la intervención militar.

“Quiero decirle al diputado Gallegos que no podemos de alguna forma venir a hacer ese tipo de aseveraciones, en primer lugar este servidor no posee la llave ni de la oficina que ocupa la presidencia en la octava planta, yo no tengo llaves de este Salón Azul, hay una persona responsable y no tuve comunicación con el diputado Gallegos ese día (9 de febrero de 2020)”, aseveró Ponce.


El presidente de la Asamblea Legislativa agregó: “yo no autorizo a nadie, la Junta Directiva toma decisiones colegiadas”. La junta directiva de ese órgano esta conformada por los diputados Reynaldo López Cardoza, Alberto Romero, Cristina Cornejo y Lorenzo Rivas.

No obstante, Gallegos le respondió a Ponce: “siempre trata de evadir su responsabilidad, yo hablé por teléfono con usted ese día y me dijo que autorizaba” por lo que el diputado presidente reiteró: “No es cierto, esa es su palabra y usted esta mintiendo”.

El 9 de febrero pasado, miembros de la Fuerza Armada, agentes del Mantenimiento del Orden (UMO) y elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) ocuparon el Salón Azul del órgano legislativo salvadoreño, después de que el presidente de la República, Nayib Bukele, llamara a la insurrección al no lograr convocar a los diputados a plenaria extraordinaria para que le aprobaran un préstamo.

El gobernante ingresó al Salón Azul únicamente a orar. Luego, salió y subió nuevamente a la tarima desde donde había dicho su discurso. La ocupación de militares generó críticas en las redes sociales y desde la comunidad internacional.

Pese a el ministro de la Defensa Nacional, Francis Merino, sostiene que la Fuerza Armada es "apolítica", los militares ocuparon el Salón Azul en donde se sentaron los diputados que acudieron a la convocatoria presidencial para aprobar el préstamo de $109 millones para equipo militar y policial.

Los militares estuvieron rodeando todo el salón, desde los costados hasta posicionarse atrás de la junta directiva, mientras se realizaban las discusiones de la convocatoria presidencial para aprobar el préstamo para el Plan Control Territorial.