Vehículos, cuentas bancarias y dinero en efectivo fueron incautados en febrero de este año. / DEM

Nacionales

Piden que los bienes de MS pasen al Estado

Juan Carlos Vásquez

sábado 10, noviembre 2018 • 12:02 am

Compartir

La  Unidad Especializada de Extinción de Dominio de la Fiscalía General de la República solicitó ayer de forma oficial que se les extinga cerca de $2 millones en bienes, dinero, muebles e inmuebles,  a 11 imputados que son procesados en el Juzgado Especializado de Instrucción “A” de San Salvador.

El fiscal que presentó la solicitud dijo que son 26 inmuebles, 22 vehículos y productos financieros, entre los que hay cuentas bancarias por un monto de $1.8 millones que se ha pedido al Juzgado Especializado en Extinción de dominio que admita el proceso.

A partir de ayer, la jueza dispone de cinco días máximos para resolver, admitiendo la solicitud o previniendo al Ministerio Público para que en el término de tres días subsane los defectos formales, indicando las razones que sustentan su decisión.

Al ser notificada la admisión, el juzgado especializado deberá informar a los 11 propietarios de los bienes para que se pronuncien en el plazo de 20 días. Cuando haya finalizado este último plazo, la jueza especializada señalará día y hora para la realización de la audiencia preparatoria, la cual se deberá realizar dentro de los 10 días siguientes.

Los bienes que la Fiscalía pretende pasen al Estado fueron decomisados en la denominada “Operación Cuscatlán”, en febrero de 2018, cuando fue desarticulada una estructura de la Mara Salvatrucha que le propuso a comerciantes y empresarios de transporte, la inversión de grandes cantidades de dinero que iban desde los $10 mil hasta los $23 mil, a cambio de quedarse con el mayor porcentaje de las ganancias.

En las investigaciones se determinó que cuando la MS invirtió el dinero obtenido de la droga, extorsión, robo y hurto, los dueños de los negocios señalados por la Fiscalía como colaboradores aceptaron que la pandilla se quedara con el 70 % de las dividendos, el 30 % restante era para los comerciantes.