El caso también ha sido del conocimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). / DEM

Nacionales

Piden investigar masacre del Volcán por tercera vez

Saraí Alas

martes 25, septiembre 2018 • 12:01 am

Compartir

El Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (Idhuca) pidió por tercera ocasión a la Fiscalía General de la República (FGR) investigar el caso de la masacre del Volcán de San Salvador, ocurrido el 10 de mayo de 1982, en el cantón San Jerónimo del municipio de Nejapa.

“(Que se) retome el caso, que cite a los testigos, ya nosotros los dimos, (antes) no citaron a los testigos para que pudieran declarar, entonces ahora pedimos concretamente que se investigue; las víctimas tienen derecho a un proceso judicial, a conocer la verdad a la justicia y a saber dónde quedaron los restos de sus familiares”, dijo Sandra Rivera, abogada del Idhuca.

Rivera explicó que en dicha masacre presuntos miembros de la Fuerza Armada asesinaron a Rufino Ramírez de 45 años de edad y Teresa Ramírez de 18, hermanos de la denunciante Carlota Ramírez; añadió que también desaparecieron a Natividad de Jesús Ramírez de 68 años, padre de Carlota, y a los familiares Guadalupe Guerra de 22, Salvador Ramírez de 32 y a los niños José Elías de 13 y Jorge Alberto de 14 años.

La denunciante detalló que el día que asesinaron a sus hermanos, en un operativo militar, los soldados entraron a su vivienda y dispararon con una metralleta a su hermana Teresa y que Rufino intentó escapar pero lo sacaron de la casa, lo llevaron hacia una quebrada, cerca de la zona, incendiaron la vivienda, y posteriormente trasladaron a sus otros familiares por unos matorrales, pero que nunca conoció el lugar donde quedaron los demás.

Carlota aseguró que su familia no pertenecía a “ninguno de los bandos” que se encontraban luchando en el conflicto armado y que todos los habitantes que residían en las faldas del volcán del cantón San Jerónimo, fueron perseguidos, asesinados o desaparecidos, porque pertenecían a una comunidad eclesial que era seguidora de monseñor Romero.

El Idhuca ha acompañado el caso desde el 2003, cuando denunciaron por primera vez en la FGR pero que no recibieron respuesta debido a la vigencia de la Ley de Amnistía.