Los procesados asisten al juicio bajo medidas alternas a la detención. / Archivo DEM.

Nacionales

Pericia revela que “Chepe Diablo” no justificó ingresos por $3.8 millones Ese monto es el resultado del examen de los ingresos del empresario en concepto de prestación de servicios, propiedades, vehículos, depósitos a plazo y cuentas bancarias entre 2004 y abril de 2017.

Propio

jueves 10, diciembre 2020 • 4:45 am

Compartir

Con el inicio de la exposición de los resultados de la pericia financiera contable,el Tribunal Segundo de Sentencia  de San Salvador reanudó ayer el juicio contra José Adán Salazar, alias “Chepe Diablo”, el exalcalde de Metapán, Juan José Umaña Samayoa y tres de sus familiares acusados de lavar $132 millones.

El informe financiero contable que ofrece una radiografía económica de los imputados en este proceso, arrancó con José Adán Salazar Umaña; el cual da respuesta a 20 puntos establecidos de común acuerdo por la  Fiscalía y los abogados defensores.

“José Adán Salazar ha adquirido bienes, vehículos, todo tipo de terrenos, hay depósitos de cuentas  que se desconoce la justificante del por qué se le ha depositado, como el caso del depósito de Gumarsal por $409,000 que cuando esto ocurre, él ya no es accionista de esa compañía y se desconoce la operación del por qué a él se le dan esos fondos; aparte de que se le han hecho depósito de personas con quienes no tiene relación comercial”, afirmó el fiscal.

El Ministerio Público Fiscal afirmó que no se sabe de dónde salieron $466,000 que solo están en operaciones contables, pero no hay registro en las cuentas.

“Si a él se debía eso, no hay donde comprobar que las fuentes de José Adán Salazar salieron a Hotesa, es una operación que con toda probabilidad puede creerse que es simulada, eso para nosotros constituye una operación inusual”, destacó el fiscal.

 


Patrimonio aumentado.

Estas operaciones son excedentes que se desconoce el  origen, aparte que incrementó el patrimonio en acciones con operaciones inusuales como la capitalización de deuda, la cual fue detectada en la contabilidad, una partida contable en donde había un inmueble por un valor de más de $400,000 en 2002, pero en 2004, pasa a valer a más de  $1,000,0000.

Y sucede, que “ese mismo día se sabe que la sociedad Hotesa S.A de C.V le debe a José Adán Salazar Umaña la misma cantidad de dinero, más adelante se hace una operación en la que la Junta Directiva hace una junta general de socio y decide, vamos a pagar a José Adán Salazar $466,000 con acciones”, explicó el fiscal, como ejemplo der las irregularidades que descubre la pericia financiera contable.

De ahí que en la exposición que hace la perito al Tribunal Segundo de Sentencia afirma que solo José Adán Salazar Umaña  obtuvo ingresos por $5,671, 541 entre el 1 de enero de 2004 y abril de 2017; de los cuales $3,856,351 tiene origen desconocido.

 

Los bienes.

En tanto, los ingresos que son justificados provienen de la venta de combustible, lubricantes y refrigerantes que se comercializan cuatro gasolineras; dos ubicadas en Metapán, una en Santa Ana y otra en Candelaria de La Frontera, según registros  del Centro Nacional de Registros (CNR), Ministerio de Hacienda  y el Registro Público Automotor del Viceministerio de Transporte (VMT).

De acuerdo con el balance general al 31 de diciembre de 2003, el patrimonio de José Adán Salazar era de $95,270 mientras que con productos financieros (cuentas de ahorro, cuentas corrientes, depósito a plazo, vehículos, inmuebles entro otros) el patrimonio neto asciende a $1,355,053, dijo la experta.

Agregó que en ese mismo año, los inventarios de bienes de José Adán Salazar Umaña consistían en seis vehículos (adquiridos por $71,465), nueve inmuebles por un valor de $497,586, acciones de inversión por $498,205, dos tarjetas de crédito y tres préstamos  bancarios

Los ingresos de José Adán Salazar entre 2004 y 2016 ascienden a $108,937,000 mientras los gastos en ese periodo fueron de $105,494,315; lo que dejó una utilidad de $3,343,249, refleja el examen que hacen los profesionales.

La perito afirmó que el imputado abrió 48 cuentas bancarias pero solo dos permanecen activas, adquirió 24 vehículos por $424,629, en ocho  de los cuales por un valor de $139,168 que no se supo de donde proceden los fondos, sin embargo  19 fueron vendidos.

Adquirió una embarcación o lancha por $4,6000 que tampoco se sabe con qué fondos  y 36 inmuebles por  $622,500, de los cuales 22 fueron vendidos y 14 donados a sus hijos.

Curiosamente uno de los vehículos fue comprado en $25,000 y lo vendió a Wilfredo Guerra, hijo del exalcalde de Metapán en $35,000, en vez de depreciarse como suele suceder en este tipo de bienes se incrementó su valor. Le fueron detectadas 19 cuentas corrientes a su nombre pero en 13 ellas,  que tenían un capital de $1,407,082 se desconoce el origen de los fondos.

En el mismo periodo en estudio, las cuentas bancarias de la sociedad hotelera Hotesa captó fondos por más de $11,223,000 de los cuales, en $6,843,000 los bancos no identificaron quien realizó la operación.

La especialista afirmó que en la investigación financiera detectaron 13 depósito a plazos en bancos, pero en cinco no se determinó la fuente de esos ingresos Con la pericia financiera, la Fiscalía busca demostrar el delito de lavado de dinero que lo nueve imputados de las familias Salazar Umaña y Umaña Samayoa habrían incurrido.

 

El dato

Diario El Mundo buscó a la defensa de José Adán Salazar  para conocer la opinión del desarrollo del juicio, sin embargo, los abogados han sentado postura, desde el inicio de la diligencia, para no brindar declaraciones a la prensa. En las primeras jornadas el abogado, Miguel Flores Durel -quien es defensor de Salazar- dijo que el origen del dinero eran las utilidades de las empresas. Sin embargo, el abogado está con incapacidad médica y ya no se ha conocido opinión de la contraparte de la fiscalía.