Editorial

sábado 24, febrero 2018 • 12:00 am

Parkland: de víctimas a activistas

Compartir

El pasado 14 de febrero, un joven de 19 años perpetró una de las peores masacres en Estados Unidos y asesinó a 17 personas en una escuela secundaria de la pacífica ciudad de Parkland, Florida, a solo una hora de Miami.

Conforme fueron conociéndose los hechos, los jóvenes de esa escuela y sus padres, después de llorar a sus hijos, a sus hermanos, a sus amigos, a sus compañeros, han emprendido una verdadera cruzada para convertirse en la última masacre escolar de Estados Unidos.

Los jóvenes y sus padres han marchado hasta la propia Casa Blanca en Washington para increpar al mismísimo presidente Donald Trump, a congresistas y senadores y al poderoso lobby de armas de la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés). Han  increpado al senador floridiano Marco Rubio por recibir donativos de la NRA y se han propuesto inscribirse para votar en las próximas elecciones para exigir restricciones a la libre venta de armas en su país.

Lo que han hecho es admirable. Aún lloran a sus muertos, por supuesto, pero están convencidos que sus lamentos no son suficientes y exigen cambios. Quizás esto es un gran ejemplo para una sociedad salvadoreña que a ratos solo lamenta sus tragedias y hace muy poco para exigir cambios y vencer la maldad que nos aqueja.