Acafesal confirmó que la corta de café aún no inicia en el campo y recuerda que la producción del ciclo 2020-2021 será menor. /DEM

Economía

Panorama incierto en inicio de corta de café del ciclo 2020-2021 La demanda de café continuará comprimida por la recesión económica y exceso de oferta en el mercado, que frenará los precios.

Uveli Alemán

martes 13, octubre 2020 • 3:15 am

Compartir

Este 12 de octubre inició de manera oficial la corta de café del ciclo 2020-2021 en El Salvador, en un panorama más retador para el sector que se enfrenta a un mercado con exceso de oferta y bajos precios internacionales.

El banderillazo de salida lo anunció el Consejo Salvadoreño del Café (CSC), institución encargada de regular el sector. En tanto, Omar Flores, presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador (Acafesal), confirmó que de momento los productores no han iniciado la corta y las actividades se realizarán en las próximas semanas.

La recolección del café arranca cada ciclo entre septiembre y octubre, y se extiende hasta mayo o junio del siguiente año, durante ese período los productores se dedican a cortar el grano de café maduro en las fincas y es la mayor temporada de actividad en el campo por la contratación de trabajadores.

La proyección para este ciclo es poco alentadora según la Acafesal, quien advierte que la cosecha podría rondar los 500,000 quintales. Este resultado reflejaría un 30 % de caída frente a la producción reportada al cierre del ciclo 2019-2020 por 734,830.

Si se cumple, el sector dejaría de producir 234,830 quintales. Esta proyección a la caída se explica porque el gremio prevé que la plaga de roya genere afectaciones en la producción, que se podría controlar con la entrega de fungicidas que inició el Gobierno esta semana.

Los productores advirtieron que por las tormentas Amanda y Cristóbal se generaron las condiciones para un masivo brote de roya. Pidieron al Ejecutivo entrega de fungicidas, pues temen que la crisis sea igual o peor que en 2012 cuando redujo a la mitad la producción de café.

Además, las fincas se encuentran en menor ritmo de producción debido a que los productores no han dado mantenimiento de campo ante la falta de financiamiento y la caída de los precios internacionales del café.


Tras un ciclo 2018-2019 que dejó la mayor producción desde la crisis de la roya en 2012, el gremio se sumergió en una profunda emergencia debido a que los precios no generan la rentabilidad suficiente para mantener las fincas. Luego este 2020 se enfrentaron a la pandemia del covid-19, que ha reducido el consumo.

Exceso de café

Para el presidente de Acafesal, ante la crisis económica, es el momento de incentivar el consumo interno para superar el 35 % de café importado que se inyecta al mercado salvadoreño. “Hay una gran oportunidad de vender, lo que necesitamos son estrategias y una forma de que llegue al consumidor para que vaya cambiando a la producción nacional”, manifestó.

La Organización Internacional del Café (OIC) advirtió que el ciclo 2019-2020 cerró con un sobrante de 1.54 sacos (unos 43,000 quintales) en comparación con los 4.4 millones (1.2 millones de quintales) del período 2018-2019. 

A nivel mundial, el consumo será menor que la producción. Puede afectar. Por eso, hablamos de aumentar el consumo interno”.
Omar Flores
Presidente de Acafesal

“Estos dos excedentes consecutivos limitaron la recuperación de los precios que sigue por debajo de la media de $1.35 en Estados Unidos por libra entre 2007 y 2018”, indicó la entidad.

La OIC advirtió que, si bien a inicios del año las compras de pánico y acopio de reservas aumentaron la demanda mundial de café por la pandemia, se calcula que para los próximos meses el consumo se mantiene en caída debido a la presión de la recesión económica.

Además de “una limitada recuperación del consumo fuera de casa, en especial debido a que muchos países estaban empezando a experimentar una segunda oleada de covid-19 a finales del año cafetero”.

¿Qué afecta el consumo de café?

  • Pandemia: Por el confinamiento para evitar contagios de covid-19, las cafeterías y negocios de gastronomía cerraron. Se redujo el consumo mundial y el nacional, aún sin recuperarse.
  • Más producción: Se pronostica un aumento en Brasil por el año bienal, que significa que en un período la producción es alta y en el siguiente bajo. Brasil es uno de los mayores exportadores de café