Más de 70 pandilleros pasaron a juicio por delitos de homicidios. / Gabriel Aquino.

Nacionales

Pandilleros del barrio 18 asesinaban a sus víctimas y las enterraban en el patio de las casas en La Campanera Un pandillero que se acogió a beneficios penales ayudó a encontrar los cadáveres de al menos cuatro personas.

Jaime López

miércoles 24, febrero 2021 • 8:00 am

Compartir

Una estructura de la pandilla barrio 18 compuesta por 74 integrantes, que opera en reparto La Campanera al norte de Soyapango, fue enviada a juicio para que responda por 16 asesinatos cometidos entre los años 2011 y 2017.

El Juzgado Especializado de Instrucción “C” encontró suficientes pruebas aportadas por la Fiscalía General de la República para que los supuestos delincuentes respondan en juicio por el asesinato de pandilleros de su mismo barrio, rivales y de todo aquel que consideraban “informante” de la Policía Nacional Civil.

Las investigaciones de la Fiscalía General de la República refieren que la mayoría de los hechos que se atribuye ocurrieron en la urbanización La Campanera y sus alrededores; por lo general, las víctimas eran privadas de libertad y llevadas a casas de “destroyer” o habitadas por pandilleros donde las asesinaban y luego las enterraban en el patio de algunas casas.

Los restos de las víctimas no eran encontrados de la noche a la mañana, afirmó Fiscalía, ya que las autoridades tardaron entre dos y tres años para ubicar los cadáveres, como resultado de un pandillero que aceptó acogerse a beneficios penales a cambio del esclarecimiento de los homicidios.

En cuatro de las víctimas, sus cadáveres fueron encontrados en 2019, luego que en 2017 los imputados fueron capturados, afirmó el fiscal del caso.

Estos solo son algunos de los más de 2,000 desapariciones que año con año se reportan a las autoridades salvadoreñas y que sus familiares buscan sin tener respuesta de su destino.


Testigo Júpiter

Uno de los imputados fue sobreseído definitivamente porque el testigo "Júpiter" no lo identificó como participante en los ilícitos que se atribuyen a la clica de La Campanera.

El testigo con clave Júpiter fue muy concordante, se encontraron los cuerpos donde él manifestó que estaban a pesar de dos o tres años que habían sido enterrados tal y como lo había manifestado”. Fiscal del caso

Esos aciertos que se corroboraron con toda la prueba documental y testimonial y que consta en el expediente judicial, hicieron que la jueza diera credibilidad al testigo Júpiter pues individualiza a cada imputado en los hechos que se les atribuyen.

Los homicidios eran ordenados por “los palabreros o cabecillas que están en la cárcel y los que están en la calle; ellos tienen sus reglas de no realizar un homicidio sino está ordenado por un palabrero”, afirmó el fiscal.

De los 74 procesados, 50 deberán responder por estos homicidios y los demás por agrupaciones ilícitas, colaborarles en mover objetos ilícitas, entre seis y ocho de los acusados gozan de medidas sustitutivas a la prisión.

La defensa

Entre tanto, la defensa tiene su propia postura respecto a la acusación que Fiscalía le hace a los pandilleros y sus colaboradores.

El abogado José Rolando Aparicio dice que la jueza del Especializado de Instrucción "C" no ha hecho una diferencia ni valoración de la acusación que se les está haciendo a los procesados.

No puede decir que los reconocimientos en rueda de persona son simples elementos que vienen a establecer que es la misma persona de la que habla el testigo, porque si partimos de esos parámetros tenemos personas que no tienen reconocimiento en rueda de personas; entonces ¿para qué mandarlos a otra etapa procesar? es sobrecargar al sistema judicial y a todos con elementos no son suficientes para ser valorados en vista pública”. José Rolando Aparicio, defensor.

No todos los imputados fueron reconocidos en rueda de personas debido a que esa fase se dio mientras había cuarentena por el covid-19, afirmó Gerson Pineda, otro abogado que participa en la defensa de otro acusado.

La pandilla reconoce como sus colaboradores a algunas personas como dueños de restaurantes, dueños de negocios de tienda y pequeños locales que por vivir en la zona tienen que hacer pequeños favores y ya por eso Fiscalía forma un caso en las que hace ver que esas personas forman parte de una estructura de pandillas, situación que es discutible”. Gerson Pineda, defensor.