La Fiscalía comprobó que la pandilla tiene reglas como no fumar, no oler pega ni mencionar a la MS. / DEM

Nacionales

Pandilleros de Mejicanos condenados

Juan Carlos Vásquez

sábado 3, noviembre 2018 • 12:00 am

Compartir

Una estructura de 16 pandilleros del barrio 18 revolucionarios de Mejicanos fueron condenados a penas de tres y 26 años de prisión por los delitos de homicidio agravado y agrupaciones ilícitas.

En la condena impuesta por el Tribunal Especializado de Sentencia “B” de San Salvador incluye a palabreros, pandilleros y colaboradores. Uno de los homicidios que la Fiscalía General de la República logró probar ocurrió el 17 de mayo del año 2016, cuando asesinaron a Melvin Reyes.

En las pesquisas los investigadores obtuvieron información que el homicidio de Reyes fue porque extorsionó a nombre de la pandilla sin ninguna autorización de los palabreros.

Fue así como la estructura se enteró respecto a la exigencia de la renta que la víctima estaba hacienda y planificaron asesinarlo por violar las reglas internas de esa agrupación delictiva.

El segundo homicidio por el cual fueron condenados es el de Evelio Alas, un taxista que apareció muerto en 2016 en Mejicanos, los imputados lo asesinaron porque se dieron cuenta que hacía viajes a miembros de la Mara Salvatrucha de la zona.

El Ministerio Público con una serie de documentos logró probar que los imputados forman parte de esa agrupación y la escala jerárquica que tienen dentro de la misma.


Se mencionó que a los palabreros se les encontró un cuaderno en el cual llevaban el registro de todas las finanzas, los homicidios perpetrados, las drogas y las armas que compraban en el mercado negro.

Los fiscales explicaron a la jueza que hay palabreros fuera de las cárceles , así como los jefes de canchas que no es más que una zona que puede abarcar varios municipios pero que están bajo la dirección de un palabrero.

Mientras que los colaboradores fueron definidos como aquellos no son miembros activos de la pandilla por que ayudan a la estructura proporcionándoles transporte, informándoles sobre la presencia de las autoridades y escondiéndoles las armas.