El Mundo

Pandillero deportado a El Salvador regresa a EE.UU y apuñala a una mujer Ángel Ramos habría sido deportado de Texas a El Salvador y reingresó a EE.UU. y residía ilegalmente en el noreste de Colorado.

Javier Maldonado

lunes 13, noviembre 2017 • 6:31 pm

Compartir

El salvadoreño Ángel Ramos fue deportado desde Texas hace algunos años a El Salvador reingresó ilegalmente a EE.UU. y la semana pasada apuñaló a una mujer en condado de Morgan, al noreste de Colorado. Así lo informaron este lunes autoridades policiales y de inmigración.

Ramos, de 36 años, miembro de la pandilla MS-13 era buscado por las autoridades luego que el pasado 4 de noviembre atacó con un destornillador a una mujer en los suburbios de Hillrose, quien gravemente herida logró escapar tras ser apuñalada y arrollada.

"Angel Ramos fue detenido (el viernes) por la mañana en Fort Collins, por Agentes federales, agentes de inmigración y la policía de Fort Collins", dice el comunicado publicado en la página de Facebook la oficina del sheriff en Fort Morgan.

"Se determinó que Ramos es un miembro confirmado de la pandilla MS-13 y actualmente es buscado por homicidio en El Salvador”, indica el comunicado.

El atacante fue arrestado bajo cargos de intento de asesinato en primer grado, secuestro y otras ofensas, según reportes de la oficina del alguacil al diario local Fort Morgan Times.


Ramos era un inmigrante indocumentado en Texas y había sido deportado a El Salvador varios años atrás indicó el vicealcalde de Fort Morgan, Brian Fielman, en declaraciones a la revista Newsweek.

El hombre fue detenido en la ciudad de Fort Collins, donde había huido, ahí las autoridades encontraron un pasaporte y una serie de documentos falsos con otros nombres, según la oficina del alguacil.

MS-13 una amenaza en Colorado

La pandilla MS-13 no es nueva en Colorado. 20 miembros de la pandilla fueron detenidos en 2009 por una serie de acusaciones relacionadas con drogas y armas, y la policía confiscó 10 libras de metanfetaminas y cinco libras de cocaína.

La pandilla ha sido un foco del Fiscal General de los Estados Unidos, Jeff Sessions, y en septiembre, el Departamento de Justicia anunció cargos contra 3.800 pandilleros en Centroamérica y  EE.UU.