Swisscontact apoya los programas de formación profesional para retornados.

Economía

Pandemia obligó a replantear esquemas de ayuda para salvadoreños retornados Se estima que al cierre de 2020 el flujo de salvadoreños deportados de Estados Unidos sea un 70 % menos que en 2019.

José A. Barrera

lunes 4, enero 2021 • 4:15 am

Compartir

En los últimos años el promedio de salvadoreños deportados desde Estados Unidos alcanzó las 40,000 por año. En el 2020, marcado por la pandemia del covid-19, el flujo se derrumbó hasta cerca de los 9,000 (hasta inicios de octubre).

De acuerdo con datos de la Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico (Swisscontact), la previsión al cierre del año es de una caída del 70 %, la que obedece al desempeño de “un año atípico” por la crisis sanitaria, pero que no se detuvo del todo.

Saúl Díaz, codirector regional para Centroamérica y director en El Salvador de la Fundación, explica que se espera que en 2021 todo vuelva a la normalidad. Es decir, que se tengan flujos de entre 35,000 a 40,000 retornados.

La emigración es uno de los motores de la economía salvadoreña y, pese a su enorme contribución mediante las remesas (que hasta noviembre acumulan los $5,274 millones), muchos salvadoreños que no alcanzan a legalizar su estatus, corren el riesgo de ser deportados y obligados a retornar con el reto de reinsertarse social y laboralmente.

Swisscontact atiende a una pequeña porción de esta comunidad que en algunos casos tiene que enfrentar la realidad de buscar trabajos -e incluso rehacer su vida- en un país distinto al que dejaron.

La fundación ejecuta, desde 2016, el programa Nuevas Oportunidades con el que busca apoyar la reintegración productiva de los retornados con un empleo o la generación de un negocio propio.


Hasta el año pasado, la iniciativa ha permitido que 400 personas sean certificadas para trabajar en el país, validando sus conocimientos adquiridos por años en Estados Unidos, muchas veces de manera empírica, y ha dado paso a la creación de 44 emprendimientos.

Díaz explicó que 2020 fue complicado por la pandemia y provocó que cuatro de estos negocios entraran en pausa.

La facturación de la mayoría de estos emprendimientos sufrió por la baja actividad económica y los ingresos, en promedio mensual, cayeron de los $1,000 hasta los $600.

“El perfil que nosotros atendemos son aquellas personas que al menos estuvieron dos años en EE.UU. y de ese periodo, al menos la mitad, trabajaron en la industria de construcción o el turismo”. Saúl Díaz, codirector regional para C.A. de Swisscontact

 

Cambios.

Swisscontact reconoce que su trabajo fue impactado por la pandemia, su meta era certificar a 200 salvadoreños más y ayudar a formar 25 nuevos emprendimientos, pero la pandemia les obligó a reenfocar sus programas.

“Por el covid-19 decidimos replantear nuestra estrategia y no certificar nuevas personas sino volver la mirada a las que ya se habían certificado para que pudieran mantener su empleo y negocio que acaban de abrir”, dijo Díaz que explicó que en su lugar lograron poner en marcha iniciativas como la entrega de dotaciones de alimentos para las familias de las 400 personas certificadas para ayudarles a paliar la situación en apoyo con la empresa privada.

Swisscontact también creó una línea de bienestar, atendida por sicólogos, que se enfocó a atender las diferentes afectaciones que tenían los retornados y sus familias.  “De repente, por el encierro, o por pausa de contrato, por personas enfermas por la pandemia y por otras situaciones durante la cuarentena se tuvieron problemas. Emocional y sicológicamente los apoyamos”, agregó.

La entidad espera que en 2021 se pueda recuperar el ritmo y se logre certificar a 500 personas y lograr más acuerdos con privados para seguir con la reinserción laboral.