Economía

Pandemia golpea los cimientos de la industria inmobiliaria El efecto de la crisis es por dos vías: la primera es una caída de la demanda. El segundo golpe se genera por un cambio de manera permanente para el sector.

José A. Barrera

martes 27, octubre 2020 • 4:00 am

Compartir

Las cicatrices que dejó al sector inmobiliario la crisis económica de 2009 aún son visibles. Le tomó años recuperarse y ahora enfrenta un nuevo desafío por la pandemia que amenaza con desencadenar grandes cambios en el largo plazo.

Alejandro Antillón, socio de EY Law y líder regional de la división de bienes raíces y hostelería, explicó a Diario El Mundo que la pandemia ha generado, inicialmente, un corte en la demanda, pero que se anticipa un ajuste severo para el sector.

“Lo primero que vemos es una contracción del mercado”, explicó el especialista que prevé que junto con la necesidad de una transformación tecnológica el sector adoptará un cambio hacia propuestas más flexibles en el rubro inmobiliario.

“Creo que, aunque suene duro,  hay que entender que hay un antes y después de la crisis generada por la pandemia y hablar de las tendencias antes de la pandemia ya no tiene sentido porque lo que vimos no volverá a hacer así nunca, no volveremos a ese escenario”, dijo.

Cambios

La crisis no solo plantea retos para la venta de vivienda, sino para esquemas como el de centros comerciales y espacios para oficinas, un segmento que creció con fuerza en la última década, en parte, por el auge de espacios compartidos.


Antillón dijo que la nueva normalidad provocará una evolución en el concepto de centros comerciales, en particular tras el boom del ecommerce.

Mercados más maduros como el estadounidense han visto cambios por una baja afluencia de consumidores y un desgaste del modelo.

“El ecommerce tomará más fuerza, pero eso no significa que los centros comerciales dejarán de existir, al igual que otras industrias tendrán que reinventarse y generar más atracción enfocada en la experiencia de ir al mall, que trascienda, no solo para el ir a buscar un artículo que quiero, sino que se convierta en un lugar de entretenimiento y reunión donde, a través de la tecnología, se pueda comprar de manera más eficiente”, valoró Antillón.

El gran reto es que los desarrolladores logren más eficiencias en costos que sus competidores “on line”.

Teletrabajo

Otro de los rubros bajo amenaza es el de los oficentros. El concepto explotó en la última década, pero ahora es amenazado por el auge del teletrabajo.

Antillón explicó que muchas empresas mantendrán el esquema de “home office” lo que provocará impactos en el segmento de alquiler de pisos corporativos.

En se sentido se plantea que las desarrolladoras comenzarán a reducir espacios y a enfocarse más en el desarrollo de espacios colaborativos, con menos lujos y una apuesta dirigida hacia la conectividad.    

Cuatro tendencias que marcarán al sector inmobiliario

  1. Vivienda con potencial: El análisis de EY anticipa potencial para la compra de casas por la baja demanda que puede impulsar una caída de precios e intereses que pueden aprovechar quienes tienen trabajos estables, pero enfocado en oferta .
  2. Menos metros por empresa: Se estima que las empresas reduzcan el uso de espacios corporativos, muchas firmas dejarán parte de la operación en teletrajo. La reinvención del rubro reducirá locales y y potenciará espacios a los colaborativos.
  3. Menos aglomeraciones: Los centros comerciales han reactivado, pero enfrentan el reto de enamorar a los consumidores y disminuir las aglomeraciones. Los nuevos desarrollos serán influenciados por la pandemia con más espacios abiertos.
  4. Lecciones de la crisis de 2009: Hace una década los subsectores más afectados fueron la de desarrollos en las costas y en general fuera de las áreas urbanas. La recuperación en ambos rubros fue la que más tardó en despegar tras la crisis subprime.

Conclusiones

La crisis no solo plantea retos para la venta de vivienda, sino para esquemas como el de centros comerciales y espacios para oficinas, un segmento que creció con fuerza en la última década, en parte, por el auge de espacios compartidos.