Autoridades panameñas incautaron miles de paquetes con cocaína este lunes. Foto AFP

El Mundo

Panamá advierte que narcotráfico por Centroamérica mantuvo ritmo pese a pandemia Autoridades consideran que durante la pandemia, grupos criminales de países productores fueron almacenando "grandes cantidades" de droga que ahora necesitan exportar rápidamente y en grandes cantidades a los países consumidores.

AFP

lunes 23, noviembre 2020 • 6:52 pm

Compartir

El tráfico de drogas hacia Estados Unidos, a través de Centroamérica, ha logrado mantener el ritmo pese a la pandemia de covid-19, advirtieron este lunes autoridades panameñas, tras presentar 1,7 toneladas de cocaína incautadas en el Caribe panameño.

Este año estamos culminando, tal vez, con la misma o un poco más de la cantidad de droga incautada en años anteriores". Javier Caraballo, fiscal antidrogas

Durante las primeras semanas de la pandemia "hubo un bajón en cuanto a incautaciones", pero al mes y medio los narcotraficantes se adaptaron "rápidamente" a la situación y "nuevamente empezó el flujo".

Según Caraballo, en lo que va de año Panamá ha decomisado más de 50 toneladas de diferentes drogas, en su gran mayoría cocaína que va hacia Estados Unidos.

En 2019, Panamá batió su récord de decomisos, con casi 91 toneladas, en su gran mayoría cocaína. Esa cifra supera la anterior marca de 85 toneladas, en 2017.

Caraballo también señaló que en 2020 se han detenido a más de 1.300 personas por su presunta vinculación con el narcotráfico, en su mayoría panameños y colombianos.


Las declaraciones se produjeron este lunes durante la presentación de una reciente incautación de droga, donde la policía panameña decomisó 1.713 paquetes de cocaína, de aproximadamente un kilogramo cada uno, tras una persecución a una lancha rápida en el Caribe panameño.

Según las autoridades, en la operación, en la que también participaron medios aéreos de Estados Unidos y Colombia, fueron detenidos los cuatro tripulantes de la embarcación: dos costarricenses, uno de ellos menor de edad, un nicaragüense y un colombiano.

Panamá se ha convertido en la entrada del corredor centroamericano que los narcotraficantes utilizan para trasladar la droga proveniente de Sudamérica, principalmente Colombia, hacia Estados Unidos, el mayor consumidor mundial.