Buenos Días

Ortega merece todo el repudio de la gente de bien

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

jueves 19, julio 2018 • 12:00 am

Compartir

Callar sobre lo que sucede en Nicaragua es el equivalente a que usted oiga al esposo violento de la vecina, agredirla, golpearla y hasta matarla sin que usted diga nada. Además, que mate a sus hijos y a su suegra e incluso golpee al sacerdote que intenta mediar para evitar una tragedia.

La pareja que gobierna Nicaragua se comporta como ese macho abusador que piensa que si la mujer no puede ser suya, no será de nadie y prefiere quemarle la ropa, abusarla, quemarla y finalmente asesinarla, y pongo el ejemplo porque de casos de feminicidios conocemos abundantemente en El Salvador.

Que un Gobierno apele a la “no injerencia” en los asuntos de Nicaragua es el equivalente a aquella expresión de “es mejor no meterse en pleitos de pareja” y callarse mientras el abusador mata a golpes a su mujer. Pero  en este caso es aún peor. Se trata de un vecino que no solo no se mete en condenar al vecino abusador, sino que se hace “el suizo”, dice no saber nada y hasta se solidariza con el maltratador porque han chupado juntos o le debe algunos favores de antaño. Es más, ya muerta la mujer abusada, hasta justifica el crimen por cualquier razón machista que se le ocurra.

El Salvador fue el único gobierno centroamericano que no condenó al régimen de Daniel Ortega ayer. Es más, funcionarios del Gobierno y del partido oficial lo han justificado y felicitado por sus abusos, han fingido demencia ante lo evidente y el embajador en la OEA hasta se ha sacado de la manga cualquier resquicio legal para intentar atrasar las sesiones. Afortunadamente la inmensa mayoría de salvadoreños  están conscientes que lo que sucede a solo 450 kilómetros de San Salvador no es aceptable, no es justificable y merece todo el repudio de la gente de bien.