El Mundo

Ortega llama "hijos de perra del imperialismo yanqui" a opositores detenidos Además, acusa a EEUU de querer "adueñarse" de Nicaragua y tacha de "fascistas y nazis" a España y a la UE.

Europa Press

martes 9, noviembre 2021 • 12:35 pm

Compartir


El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, arremetió en contra de sus opositores y presos políticos, llamándolos soezmente "hijos de perra del imperialismo yanqui", en un discurso tras la pantomima electoral que lo deja al frente del gobierno por cuarta ocasión.

Ortega acusó a Estados Unidos de querer "adueñarse" del país centroamericano, y tildó al gobierno de España y a la Unión Europea de "fascistas y nazis" y dice que que por ello el bloque "odia" a los pueblos que "luchan por la independencia".

En su discurso durante el marco del 45 Aniversario del fallecimiento del histórico militante sandinista Carlos Fonseca, Ortega aprovechó para reivindicar su "gran victoria".

El mandatario nicaragüense acusó a los opositores detenidos en el marco de la campaña electoral de "vender la patria", tildándolos de "hijos de perra del imperialismo yanqui", que "invitaban a las tropas yanquis" al país porque "quisieran que invadieran ya Nicaragua".

A esos que están presos, hijos de perra del imperialismo yanqui" (...) se los deberían llevar para allá, para Estados Unidos, porque esos no son nicaragüenses, dejaron de ser nicaragüenses hace rato, no tienen patria". Daniel Ortega, presidente de Nicaragua.

Tras las cuestionadas elecciones en Nicaragua, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ha obtenido "un 75,92 % de los votos", según el informe del Consejo Supremo Electoral.


Acusa de "intervencionismo".

Ortega también atacó a la comunidad internacional denunciando la "política intervencionista, expansionista y colonialista" de Estados Unidos y los "países europeos", en un rechazo a las advertencias de estos sobre la falta de garantía democrática en el proceso electoral del país.

Ortega aseveró que Nicaragua se encuentra "bajo la amenaza y las agresiones del imperio yanqui" y ha lamentado que "independientemente de quién llegue al Gobierno de Estados Unidos", son "los poderes militares y económicos los que deciden", por lo que, a su juicio, hay "tanta guerra" y "tanta tragedia".

"Nicaragua ha tenido que enfrentarse directamente con las tropas yanquis, no porque queramos guerra con ellos, sino porque ellos han querido adueñarse de Nicaragua", ha continuado, para apuntar a los políticos opositores detenidos en el marco de la campaña electoral.

Asimismo, se referió al actual inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, quien, a juicio de Ortega, "debería avergonzarse" y "pedir perdón" por los "crímenes" cometidos por Washington "en Nicaragua, América Latina y en el mundo".

"Estados Unidos fue condenado por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y conforme al derecho internacional, conforme las leyes, está obligado a indemnizar a Nicaragua, en lugar de estar agrediendo", aseguró, para reiterar que "si hay alguien que debería estar sometido en el Tribunal Penal Internacional (TPI) es el Estado Norteamericano que ha venido poniendo en práctica esos crímenes (...) contra los pueblos del mundo".

En este contexto, ha asegurado que en Nicaragua "nunca más" volverá a estar "un coronel gringo" o "militares gringos contando los votos" en el Consejo Supremo Electoral.

"Le exigimos a las potencias que nos viven amenazando continuamente, que amenazan a todo el mundo, que este es un país de paz", ha demandado Ortega al final de un discurso que ha concluido resaltando que trabajará "por la reconciliación".

Las elecciones han estado marcadas por detenciones arbitrarias de activistas y periodistas, entre otros actos de hostigamiento, coacción y violencia política. Además, la libertad de prensa también estuvo en el punto de mira del Gobierno y los medios de comunicación han denunciado restricciones y obstáculos en el ejercicio de su labor.

Ante ello, la UE ha exigido al mandatario --que inicia su nuevo mandato en enero de 2022-- "devolver la soberanía" al pueblo de Nicaragua, así como ha amenazado con sanciones más amplias, al igual que Estados Unidos, que ha condenado los comicios "antidemocráticos" en el país centroamericano.