La pandemia ha cambiado la visión del mundo y después del coronavirus nada volverá a ser igual, el rubro de los negocios donde se mueven los grandes capitales surgirá con una mayor fuerza hacia el “home office” y la “tercerización” en consecuencia, la inversión de capitales estará orientada, al beacon (marketing basado en la proximidad) al chatbox para ecommerce, que conecta a los clientes, recopila data y optimiza la atención, así también las plataformas de trueques que dinamizan el intercambio de bienes y servicios.

Opinión

Oportunidad para mejorar la educación

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

jueves 7, mayo 2020 • 12:00 am

Compartir

La pandemia ha cambiado la visión del mundo y después del coronavirus nada volverá a ser igual, el rubro de los negocios donde se mueven los grandes capitales surgirá con una mayor fuerza hacia el “home office” y la “tercerización” en consecuencia, la inversión de capitales estará orientada, al beacon (marketing basado en la proximidad) al chatbox para ecommerce, que conecta a los clientes, recopila data y optimiza la atención, así también las plataformas de trueques que dinamizan el intercambio de bienes y servicios.

Es posible que en un futuro no muy lejano las transacciones comerciales se efectúen en “bitcons” lo que significa que las operaciones financieras en activos múltiples, serán el plus de los negocios internacionales, de manera que se ha presentado una oportunidad de oro para cambiar el sistema educativo de El Salvador, que viene desde hace más de un siglo, basado en la repetición y la memoria,  como único estimulo de reconocimiento de inteligencia, sin embargo hoy se sabe que existen inteligencias múltiples.

Por lo tanto, no todas las personas aprenden igual, tampoco es cierto que, si un niño o una niña lleva malas calificaciones en ciertas asignaturas, está sola circunstancia le convierta en una persona retardada mental, estos calificativos han abundado a lo largo de nuestra historia educativa en El Salvador, de tal manera que se premia la repetición pero se excluye el talento, es hora de hacer un giro de 180 grados que nos conduzca a elevar la calidad educativa basada en las competencias y talentos.

Es de vital importancia que haya un aumente en el presupuesto de educación y que se preparen a las nuevas generaciones para que afronten el futuro, especializándoles en desarrollo de software, creación de aplicaciones, marketing-digital, dotándolos de estrategias para que armen negocios, es decir, re-escribir la educación, para que los niños y niñas hagan, piensen,  resuelvan problemas, construyan soluciones y propongan proyectos, a lo mejor seré demasiado utópico, pero estoy convencido que podremos salir adelante con calidad educativa.

Es evidente que cualquier cambio educativo, será infructífero, si los docentes no se modernizan y cambian de mentalidad, la cuarentena nos ha revelado la cruda realidad de la enseñanza en El Salvador, ya que la elocuencia en las aulas físicas, poco sirve, si no se sabe transmitir el conocimiento en un aula virtual, de ahí surge la importancia de modernizar el sistema educativo, iniciando por los que tenemos la tarea de enseñar, dado que los niños y jóvenes que ahora se preparan, son más doctos en las herramientas tecnológicas que algunos profesores. Así que no basta con mandar a los docentes a leer un archivo en pdf, ni hacerlos que vean un documental en YouTube.  Se requiere de perspicacia, creatividad y pasión, que revolucione el aula virtual, por lo tanto, los debates de ideas por videoconferencias, será de vital importancia para despertar en el niño o joven el análisis y la interpretación, la defensa de infografías después de hacerlos investigar un tema, les ayudara a construir soluciones a partir de ideas propias, la construcción de casos sobre la vida cotidiana, otorgara al joven la facultad de hacer valoraciones.

Claro que para ello se necesita planificación, organización y adecuación de clases presenciales a virtuales, y ahí está el verdadero reto, así que el docente además de ser “especialista en la materia de estudio”, también debe ser “especialista en la aplicación del contenido” y recordar que en el  aula virtual, tiene personas de diferente estratos sociales, con problemas y enfoques distintos, en consecuencia  los niveles de comprensión serán opuestos,  por lo tanto la estrategia de enseñanza deberá ser variada, innovadora y revolucionaria.


Ya que dentro del aula habrá jóvenes que no entienden de matemáticas, pero son expertos en Sistemas Informáticos, habrá niños que odian la literatura, pero manejan brillantemente el Álgebra, jóvenes que no les interesa la historia, pero son eruditos en Multimedia, niños que tienen aversión a lenguaje, pero son estratégicos en Community Manager, jóvenes que no tienen interés alguno por ciencia, pero son excelentes deportistas.