Estados Unidos sufrió ayer en la Asamblea General de la ONU una amplia condena a su decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, después de amenazar con represalias a los países que rechazaran su posición.

El Mundo

ONU condena la decisión de EE.UU. sobre Jerusalén

AFP

viernes 22, diciembre 2017 • 12:00 am

Compartir

Estados Unidos sufrió ayer en la Asamblea General de la ONU una amplia condena a su decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, después de amenazar con represalias a los países que rechazaran su posición.

Pese a su derrota, Washington estimó haber limitado los daños. Nikki Haley, embajadora de Washington ante la ONU, que había prometido “anotar los nombres” de los países que condenaran al suyo, envió por Twitter una nota de agradecimiento a los 65 estados que, según ella, “no cedieron a los métodos irresponsables de la ONU”. De los 193 países que conforman la asamblea, 128 votaron a favor de la resolución, entre ellos numerosos aliados de Washington, como Francia y Reino Unido.

Nueve votaron en contra, incluidos los propios Estados Unidos e Israel, que dejaron entender que el texto de condena no cambiaría nada en los hechos.

Washington había multiplicado las presiones y amenazas, causando estupefacción en numerosos países.

35 estados, entre ellos México, Canadá, Polonia y Hungría, se abstuvieron, y 21 no tomaron parte en la votación. Antes de la votación, varios embajadores interrogados por la AFP habían calculado entre 165 y 190 votos a favor del texto, más de los registrados.

Los que se sumaron a Estados Unidos e Israel para oponerse a la medida fueron Guatemala, Honduras, Togo, Micronesia, Nauru, Palau y las Islas Marshall.


El miércoles, Trump ya había comenzado las amenazas tras conocer la posición de gran parte de los miembros, advirtiendo que cortaría el financiamiento estadounidense a aquellos países que apoyaran la resolución presentada por Yemen y Turquía en nombre de los países árabes y musulmanes.

 

 

Amenaza financiera de EE.UU.

Poco antes de la votación, la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, había reiterado las amenazas financieras a los países que votaran a favor de condenar la decisión de Washington, asegurando que su gobierno “recordará este día”.

“Está claro que numerosos países dieron prioridad a su relación con Estados Unidos en relación a este vano intento de aislarnos”, afirmó Haley tras el anuncio de los resultados.