Foto AFP

El Mundo

ONU: 4.6 millones de centroamericanos entre la destrucción y calamidad por Iota Una agencia de la ONU estima en 4,6 millones de personas las afectadas por la devastación que deja Iota.

Javier Maldonado con reportes de AFP y Europa Press

jueves 19, noviembre 2020 • 4:15 am

Compartir

Alrededor de 4,6 millones de personas se vieron afectadas en Centroamérica, incluyendo 1,8 millones de niños, según estimaciones iniciales del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) que ayer reevaluó los efectos humanitarios que deja en tres semanas los huracanes Eta e Iota, que castigaron a Nicaragua, Guatemala y Belice, pero que castigan aún a Honduras con graves inundaciones en zonas muy pobladas y productivas.

Unicef hizo un llamado urgente para recaudar $42,6 millones para cubrir las necesidades humanitarias de la región.

Por su parte, la Cruz Roja anunció que hoy comenzará a trasladar a Honduras un hospital de campaña, plantas potabilizadoras e insumos de higiene para atender a 50.000 personas.

Es un huracán tras otro, y más fuerte cada vez. En menos de dos semanas, las mismas comunidades han sido golpeadas dos veces y siguen inundadas”. Bernt Aasen director regional interino de UNICEF

Los países centroamericanos hacían ayer un recuento de la devastación que provocó el paso del ciclón Iota, el segundo en golpear la región este mes, que dejó al menos 44 muertos en deslaves e inundaciones.

Los niños que han sobrevivido a ambos huracanes están ahora en riesgo de morir debido a enfermedades transmitidas a través del agua”. Bernt Aasen director regional interino de UNICEF


Región golpeada

En Honduras, donde al menos 14 personas murieron por derrumbes en el departamento de Lempira, las autoridades continuaron este jueves la búsqueda de otros posibles fallecidos, según la protección civil.

El norteño valle de Sula, la zona más productiva de Honduras, quedó inundado, pero este jueves comenzó a bajar el nivel del agua que cubrió casas y el aeropuerto de San Pedro Sula.

Los aguaceros provocaron el desbordamiento de los caudalosos ríos Ulúa y Chamelecón, que convirtieron el valle de Sula en una inmensa laguna.

Foto AFP

En Guatemala, el presidente Alejandro Giammattei se reunió con su gabinete para evaluar la situación en el país, donde varias comunidades quedaron inundadas y las lluvias destruyeron puentes y carreteras.

Según la protección civil guatemalteca, Iota dejó cinco muertos, tres desaparecidos, 3.558 personas albergadas, 2.683 viviendas dañadas y numerosos puentes y carreteras afectados.

Incluso en El Salvador, poco golpeado por los dos fenómenos, 15 comunidades quedaron sin electricidad y hubo daños en el servicio de agua de nueve comunidades. Los derrumbes bloquearon además siete carreteras, según la comisionada presidencial Carolina Recinos.

Cortesía Radio América

Respuesta internacional

Centroamérica recibirá recursos de la comunidad internacional para su reconstrucción, ante la destrucción y calamidad que le causaron en noviembre los huracanes Eta y Iota, anunció ayer el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández.

Anunció también que el 30 de noviembre los presidentes se reunirán con el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, para avanzar en la celebración de un grupo consultivo, en un país que está por definirse, donde se establecerán los programas de asistencia

La asistencia será para la reconstrucción de infraestructura productiva, carreteras, cultivos, puentes, obras de mitigación de inundaciones y de sequías como represas y sociales, como viviendas.

El mandatario hondureño indicó que ya están trabajando para sumarse al grupo consultivo el Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

  • Llegará ayuda.
  • La Unión Europea anunció que destinará $10,7 millones  a Nicaragua de un fondo fiduciario con múltiples donantes.
  • Igualmente, la agencia estadounidense de cooperación internacional anunció un apoyo de $17 millones  para la región, inicialmente para brindar ayuda humanitaria y de reconstrucción de Nicaragua, Guatemala, Honduras, Belice y El Salvador.