El magistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Julio Olivo, dijo que un estudio detectó 15,000 ataques.

Política

Olivo dice ataques a sistema registran IP de Venezuela Magistrado Julio Olivo señala que un estudio detectó 15,000 ataques. Critica falta de investigación al encierro del TSE del 30 de noviembre.

Glenda Vásquez

viernes 16, abril 2021 • 3:45 am

Compartir

El magistrado Julio Olivo aseguró este jueves que un estudio de una empresa especializada en seguridad contratada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) concluyó que el sistema de transmisión electoral recibió unos 15,000 ataques.

“Las IP de manera curiosa procedían todas las IP de manera identificadas de Venezuela, y no son supuestos ataques porque hay informes y eso se puede rastrear de manera informática, queda un rastro en los servidores de lo que ha sucedido”, afirmó Olivo, entrevistado en Pencho y Aída.

De acuerdo al funcionario del órgano electoral salvadoreño, este estudio registra que hubo 15,000 ataques “detectados por las empresas de seguridad”. “No permitimos que sabotearan el sistema, eso fue delicado, 15,000 ataques a nuestro sistema detectados por las empresas de seguridad, están identificadas las IP, eso no se atreven a decirlos los colegas magistrados y magistradas”, indicó.

Detalló que el TSE contrató a la empresa Trust Network, especialista en ciberseguridad, para indagar si había ataques al sistema de transmisión, procesamiento y divulgación de resultados.

No es primera vez que Olivo señala ataques. El p asado 14 de febrero, dos semanas antes de las elecciones del 28 de febrero, afirmó que tuvieron ataques al sistema pero que se habían contrarrestado.

 


Privación de libertad.

El magistrado del TSE aseguró que en el TSE no tiene votos suficientes para realizar una denuncia ante la Fiscalía General de la República de los ataques al sistema informático. Agregó que actualmente hay “impunidad clara”. “No vamos a tener votación para llevar esto a la Fiscalía”, dijo.

El funcionario expresó que tampoco se ha podido denunciar la “privación de libertad” del 30 de noviembre de 2020.

“No se puede hacer mucho con que nos privaron de libertad por más de cinco horas, hay 40 declaraciones por lo menos que identifica a los sujetos que negociaron la liberación de rehenes, negociaron que saliera la gente del Tribunal y fueron identificados, están fotografiados, hay testimonios con nombres y apellidos, una persona que denuncié  ahorita es el coordinador de la Junta de Vigilancia Electoral”, aseguró.

El pasado domingo 14 de febrero, durante una prueba del sistema electoral, Olivo aseguró que habían recibido “ataques y no lograron penetrar ni siquiera un anillo de seguridad”.

 

Informe no oficial.

Consultado por Diario El Mundo, el magistrado del TSE Rubén Meléndez explicó la afirmación del magistrado Olivo fue producto de un informe que no ha sido entregado formalmente. “No podría yo hablar a ciencia cierta porque no se nos ha entregado de manera formal”, aseguró.

El Ejecutivo y el TSE sostuvieron diferencias en torno al sistema de procesamiento, transmisión y divulgación de resultados.

El secretario de Innovación de Presidencia de la República, Vladimir Hándal, aseguró el 13 de febrero que el Gobierno iba a permitir que se trate de manipular la opinión pública “afirmando que los posibles errores técnicos se deban a problemas relacionados con el internet o la falta del mismo en los centros educativos que se utilizarán como centros de votación” ante quejas del TSE sobre fallas en el internet.

El TSE no usó el internet de los centros educativos para la transmisión.

 

Las claves

  • 13/2/2021

El secretario de innovación de Presidencia, Vladimir Hándal, dijo que errores técnicos no se deben a problemas de internet en centros de votación.

 

  • 14/2/2021

El TSE hizo una prueba del sistema. Julio Olivo aseguró que recibieron ataques al sistema y no lograron penetrar un anillo de seguridad.

 

  • 2/3/2021

El magistrado Guillermo Wellman aseguró que no podía dar fe de intento de vulneración pero que tenían instrumentos para evitar vulneraciones.