Miembros de las organizaciones lanzaron hoy el Observatorio Ciudadano de Corrupción. Fotografía: cortesía.

Política

Observatorio verificará si El Salvador cumple compromisos de gobernabilidad y anticorrupción

Saraí Alas

jueves 22, abril 2021 • 12:55 pm

Compartir

El Foro Ciudadano de las Américas (FCA), la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD) y organizaciones de la sociedad civil verificarán si El Salvador cumple el compromiso de Lima de fortalecer la gobernabilidad frente a la corrupción para garantizar la transparencia, acceso a la información y derechos humanos.

Esta verificación será coordinada por la Fundación Nacional para la Democracia (Funde) a través del Observatorio Ciudadano de Corrupción (OCC), con el objetivo de promover la participación ciudadana y seguir las acciones del Gobierno para combatir la corrupción.

Jiovanni Fuentes, coordinador nacional del Observatorio Ciudadano en El Salvador, indicó que en El Salvador evaluarán temas vinculados a la independencia judicial y respeto a resoluciones judiciales y luego presentarán un informe en coordinación con “Poder Ciudadano” de Argentina y "Acción por una Sociedad Justa" en Honduras.

Vamos a evaluar la independencia judicial, cómo se respetan las resoluciones de los tribunales de justicia, cómo estos actúan con independencia y autonomía, cómo se está cumplimiento con el acceso a la información pública, el rol de la Fiscalía, de la Corte de Cuentas, del Instituto de Acceso a la Información Pública”. Jiovanni Fuentes, coordinador del Observatorio Ciudadano de El Salvador.

Así mismo, Nicolás Noyola, coordinador del Foro Ciudadano de las Américas (FCA), dijo que pretenden dar seguimiento a los mandatos del Compromiso de Lima vinculados al fortalecimiento de la gobernabilidad democrática, transparencia, acceso a la información, protección de denunciantes y derechos humanos.

Además, verificarán el cumplimiento sobre el financiamiento de organizaciones políticas y campañas electorales; prevención de la corrupción en obras públicas, contrataciones y compras públicas; cooperación jurídica internacional; combate al cohecho, el soborno internacional, al crimen organizado y al lavado de activos y recuperación de activos.


Queremos ver en qué estado están los compromisos. Hay una gran ventana de oportunidades como podemos nosotros luchar contra la corrupción, pero el panorama que logramos tener ahorita no es muy positivo que se diga”. Nicolás Noyola, coordinador del Foro Ciudadano de las Américas (FCA).

Funde, institución encargada de observar el cumplimiento de los compromisos adquiridos en Lima por el Estado salvadoreño, entregará un informe junto a otros 15 países de América Latina para presentar un panorama de las acciones que se implementaron para combatir la corrupción. El informe finalmente será presentado ante la Cumbre de las Américas.

Otras organizaciones que también forman parte de la iniciativa son la Asociación Salvadoreña para la Formación y Capacitación Integral Sostenible (Asafocais), el Centro de Capacitación y Promoción de la Democracia (Cecade), la Fundación Democracia Transparencia y Justicia (DTJ), Asociación por un Futuro Abierto, Jóvenes Iberoamericanos, Mentes Jóvenes, Asociación Transparencia, Contraloría Social y Datos Abiertos (Tracoda) y la Plataforma Verdad a Domicilio.

Algunos mandatos del Compromiso con Lima

  • Fortalecer la autonomía e independencia judicial con estándares interamericanos y universales para promover el respeto al Estado de Derecho y acceso a la justicia.
  • Promover la equidad e igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres como objetivo transversal de las políticas anticorrupción.
  • Incluir a grupos vulnerables en medidas para fortalecer la gobernanza y combatir la corrupción reconociendo el impacto en las mismas.
  • Garantizar transparencia e igualdad de oportunidades en procesos de selección de servidores públicos.
  • Promover medidas que prevengan conflictos de interés, presentación de declaraciones patrimoniales y de información financiera de funcionarios.
  • Promover códigos de conducto para servidores públicos con estándares de ética, probidad, integridad y transparencia, tomando como referencia los "Lineamientos para la gestión de políticas de integridad en las administraciones públicas de las Américas" e instar al sector privada a desarrollar códigos de conductas similares.