Economía

Nueve riesgos que genera la Ley Bitcoin a la economía salvadoreña, según Fusades Según un análisis de los departamentos de Estudios Económicos y Legales de la entidad, la obligatoriedad en el uso de la criptomoneda genera varios problemas sobre el manejo de un activo digital altamente volátil.

José A. Barrera

martes 22, junio 2021 • 11:05 am

Compartir

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) divulgó hoy un análisis donde profundiza sobre las implicaciones legales y económicas que trae consigo la Ley Bitcoin.

Según la entidad, la adopción de tecnología es una realidad y su uso puede ayudar a reducir brechas en temas como la bancarización y la reducción de costes en transacciones, pero advierte sobre las consecuencias de aplicar una ley que no tiene precedentes en el mundo.

En su análisis “Ley Bitcoin: una ley que genera incertidumbre a los salvadoreños”, la entidad plantea retos legales y económicos de un marco legal que debería entrar en vigor el 7 de septiembre.

RECOMENDAMOS: Ley Bitcoin demandada ante Sala de lo Constitucional electa el 1 de mayo por diputado FMLN

El documento, elaborado por los departamentos de estudios Legales y Económicos, recalca en la necesidad de adoptar la tecnología para insertarse a la nueva economía, pero con base en análisis técnicos sólidos.


El Salvador, así como el mundo entero, debe adaptarse a la cuarta revolución industrial, necesitando para ello modernizar su legislación y adoptar la que sea necesaria para lograrlo, pero deberá, siempre, realizar un análisis constitucional, técnico, económico y social para fundamentar las decisiones. La construcción democrática de consensos implica el involucramiento de todos los sectores, incluso de los minoritarios”, Análisis de Fusades, Ley Bitcoin: una ley que genera incertidumbre a los salvadoreños

La entidad destaca en entre diversas opciones, la tecnología ha posibilitado la emisión de activos virtuales, que utilizan la encriptación y el blockchain para garantizar la seguridad de las operaciones.

Sin embargo, añade que estos activos virtuales, como el bitcoin, han sido diseñados para evadir la regulación estatal, por lo cual no gozan del respaldo y garantía de valor de ningún gobierno, bajo el principio que libremente las personas puedan escoger cuál de esos activos virtuales desean utilizar.

También dijo que existe la posibilidad que los activos virtuales sean regulados, especialmente para combatir el crimen (ataques digitales, lavado de dinero, pago de servicios ilegales, extorsiones), para proteger a los consumidores, debido a que las transacciones en bitcoin son irreversibles.

La entidad también valora en la dificultad de encasillar al bitcoin como un una moneda bajo las leyes salvadoreñas dada su estructura.

El bitcoin no es una moneda tradicional y tampoco cabe dentro de la definición de dinero digital, en cuanto no es emitida por ningún Estado, sino que se trata de un activo virtual privado, descentralizado, volátil y disperso; por lo tanto, no puede adoptarse como moneda de curso legal en los términos que establecen los artículos 111 y 131 n°13 de la Constitución", Análisis de Fusades, Ley Bitcoin: una ley que genera incertidumbre a los salvadoreños

DESTACADO: Gurú bursátil que pronosticó la crisis “subprime” advierte: Bitcoin perderá todo su valor

1- Volatilidad

El bitcoin, como activo virtual ha sido objeto de especulación e incertidumbre. Un bitcoin en septiembre de 2011 costaba $6, mientras que el 14 de abril de 2021 llegó a valer más de $64,000 durante el día, esta mañana la cotización del bitcoin se desplomó por debajo de la barrera de los $30,000. Fusades recalca que por esta razón, instituciones internacionales están estudiando cómo regular este tipo de activos virtuales, para proteger a las personas de potenciales fraudes que surgen en esquemas piramidales.

LEA TAMBIÉN: El bitcoin se desploma a su nivel más bajo en cinco meses

2- Convertibilidad

La Ley Bitcoin crea la necesidad de operaciones de convertibilidad de bitcoin a dólar y viceversa, algo que Fusades enfatiza: “genera un costo social que actualmente no existe”. “Aunque el Estado ofrece cubrir el costo de convertibilidad por medio de la creación de un fideicomiso en el Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal), dicho costo es pagado por los ciudadanos a través de sus impuestos (no hay almuerzo gratis)”, dice el tanque de pensamiento que también destaca la falta de un reglamento de la ley y de cómo se determinó el monto de $150 millones.

3- Más vulnerabilidad

Destaca que las personas con menores ingresos son las que más expuestas estarían si mantienen sus pocos recursos en una billetera virtual. “La volatilidad del bitcoin lo vuelve en un instrumento inefectivo para realizar intercambios de bienes y servicios en forma estable, ya que el precio en bitcoin de cualquier bien o servicio estará fluctuando constantemente. Su volatilidad también hace inconveniente su utilización como instrumento de ahorro (puede ganar o perder), o como instrumento de crédito”, dice Fusades que también advierte que esto podría disparar las tasas de interés.

4- Pago de comisiones

Mientras que, en la actualidad, un consumidor al comprar en efectivo no paga una comisión por la transacción, el uso de las billeteras virtuales implicará el pago de comisión por cada transacción, diferente al costo de la convertibilidad. Se pueden hacer transacciones de bitcoin a bitcoin con costos muy bajos si se utiliza la misma aplicación de billetera digital, pero hay comisiones más altas si se trasladan los recursos de una billetera digital a otra con diferente aplicación.

5- Riesgo de ilícitos

Al igual que las transacciones en efectivo, especialmente en billetes de alta denominación, el bitcoin, al no estar regulado, se presta para operaciones de compra y venta de bienes ilícitos y lavado de dinero, ya que es difícil de trazar las operaciones, aunque no imposible.

6- Inversiones para infraestructura

Existen riesgos operativos en el funcionamiento de los activos virtuales. Uno de ellos es que se requiere una gran inversión en infraestructura para su funcionamiento pleno, dado que la mayor parte de la población no tiene acceso a internet y a teléfonos inteligentes. Se pueden dar fallas en la infraestructura técnica y en supuestos de seguridad, existiendo la posibilidad que se filtren las claves de seguridad de las personas.

EL MUNDO EXPLICA: ¿Por qué China endurece su posición ante las criptomonedas (incluído el bitcoin)?

7- Riesgo macroeconómico

Fusades recuerda que la deuda pública en El Salvador llegó en 2020 a 89.9 % del PIB y sigue aumentando; la deuda del Gobierno de corto plazo se elevó a US$2,460.8 millones, y aún no se han asegurado los fondos para completar el presupuesto de 2021, lo cual pone al país en un alto riesgo de una crisis fiscal. A partir de la aprobación de la Ley Bitcoin el 8 de junio, el EMBI de El Salvador se ha elevado de un valor cercano al 6% a casi 7%, implicando que las tasas de interés para la emisión de nueva deuda pública serían más altas que si no se hubiera aprobado dicha ley.

8- Riesgo de balanza de pagos

Fusades también enfatiza que “todas las relaciones económicas de El Salvador se llevan a cabo con monedas fuertes de divisa internacional, principalmente el dólar de los Estados Unidos; en este sentido, aunque existan personas que vengan a comprar bienes o servicios a El Salvador en bitcoin, el país tiene que pagar todas sus importaciones en dólares, también la deuda externa, transferencias de dividendos que hacen las empresas multinacionales a sus casas matrices, etc.”. Concluye que la existencia del bitcoin añade la complejidad que el país tendrá que estar comprando dólares para cumplir con sus obligaciones internacionales, y dado que el valor del bitcoin es volátil, ello agrega más incertidumbre a las transacciones.

9- Riesgos medioambientales

La red del bitcoin consume grandes cantidades de electricidad a través de las computadoras y servidores que registran las transacciones y que minan nuevos bitcoin, al grado que actualmente el consumo anual requerido para mantenerse es similar al de Argentina, y la emisión de CO2 (dióxido de carbono) es equivalente al de la ciudad de Londres, lo cual impacta negativamente los esfuerzos mundiales por contrarrestar el cambio climático . Una simple transacción en bitcoin consume tanta energía como la de un hogar promedio estadounidense por 55 días. Esta característica ha generado una discusión de alto nivel que puede llevar a que esta criptomoneda sea rechazada por algunos países.