Las lluvias ocasionaron 278 deslizamientos a nivel nacional. / DEM

Nacionales

Nueva onda tropical afectará hoy a El Salvador Advierten probabilidad de deslizamientos por acumulación de humedad en el suelo.

Roxana Lemus

sábado 19, octubre 2019 • 12:03 am

Compartir

El ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Fernando López, aseguró ayer que para hoy se espera una pequeña onda tropical, que ocasionará lluvias aisladas en distintas zonas del país, lo cual podría generar deslizamientos debido a la acumulación de agua en el suelo como producto de las lluvias que azotaron el territorio desde el fin de semana pasado.

Aunque el sistema de baja presión se ha debilitado y la Dirección General de Protección Civil cambió el jueves pasado los niveles de alerta, ayer las autoridades informaron de un nuevo fenómeno que podría afectar y ocasionar deslizamientos.

“(Es) un pequeño sistema, una pequeña onda tropical que nos va a traer lluvias aisladas en algunos sectores de nuestro país, en el Área Metropolitana de San Salvador, así como en la cadena volcánica del país”, dijo el ministro.

Aseguró que las recientes tormentas dejaron un promedio nacional de 128 milímetros de lluvia, lo cual corresponde “a la mitad de la lluvia que cae en el mes de octubre” y solo “fue en cinco días”.

El funcionario dijo que se mantienen anegamientos en La Paz, Usulután y San Miguel, y señaló que los ríos están “retornando a su caudal normal”, pero dadas las condiciones meteorológicas para hoy recomendó a la población tomar precauciones.

El director general de Protección Civil, Orlando Tejada, afirmó que las lluvias dejaron 14 carreteras afectadas y mantuvo la cifra de seis fallecidos y tres lesionados. Asimismo, dijo que actualmente hay 12 albergues activos (con 92 familias) y se cerraron siete. Por su parte, la ministra de Salud, Ana Orellana, informó que las lluvias dejaron 77 unidades de salud con afectaciones leves, 10 unidades de salud con daños en fosa séptica, y cuatro con daños menores en muros perimetrales. Además, aseguró que en los albergues se está controlando el alimento y el agua permanentemente.